Web oficial de la Fundación Juan March
Pareja anciana
Pareja anciana, 1923

El cuadro Pareja anciana surge en Düsseldorf como rigurosa desilusión del concepto burgués del amor y del erotismo: un macabro teatro íntimo en la buhardilla con dos actores moribundos; sobre un desgastado colchón rojo un correoso viejo verde con los calzoncillos caídos; a horcajadas sobre su regazo, una muchacha de edad indefinida, prematuramente marchita, mirada cadavérica y pelo de bruja; detrás de la cama, el reflejo del fuego de una chimenea; en el rincón, cepillo, escalera y palos como accesorios. Es una alusión a la temática “muerte y doncella”, con la que Dix, siguiendo las huellas de sus maestros de principios del siglo XVI y finales del XIX, ha luchado en todas las etapas de su obra. De esta oscura pareja de muerte cabe decir lo mismo que de Trincheras: el cuadro existencial va antes que el símbolo, el realismo que conmueve antes que la alegoría de la vanidad de lo terreno. Dix se toma el arte en serio: “No, los artistas no deben mejorar ni hacer proselitismo. Son demasiado escasos. Solo tienen que dar testimonio”.
Textos: Ulrike Lorenz

< Anterior | Siguiente >