Inicio > Arte > Cuenca > La Colección > 

La colección

Ferran García Sevilla

Palma de Mallorca, 1949

Quienes en su momento seguimos las actividades de los artistas conceptuales españoles recordamos un par de gruesos libros de Ferran García Sevilla con fórmulas lingüísticas, especialmente el segundo, titulado A través del pensamiento, a través del cuerpo, a través de la naturaleza (1973). Aunque recientemente se han producido tentativas de reivindicar esa etapa de su trabajo –por parte de los teóricos del neoconceptualismo–, lo cierto es que todo aquello no fue sino la prehistoria de este artista mallorquín afincado en Barcelona, sucesivamente profesor de Historia del Arte y de Pintura en Bellas Artes.

"Bajorrelieve 1,", 1988
Bajorrelieve 1, 1988

La segunda y definitiva entrada en escena de García Sevilla tuvo lugar en 1981, con dos exposiciones sensacionales, El viatge més absurd [El viaje más absurdo] (en la Galería Maeght de Barcelona) y Res selvática en la ciudad (en la Galería Central de Madrid), en las que no hizo sino confirmar algo que ya se sabía desde sus tentativas entre tapiescas y rafolsianas de 1979: que había decidido seguir dando su particular batalla, pero en el terreno del lienzo.

Desde entonces, los enormes cuadros de García Sevilla, sus imágenes contundentes, su humor a menudo brutal, los textos que ocupan parte de la superficie de sus cuadros y su capacidad expresiva, se han hecho familiares al espectador. Dotado de una imaginación prodigiosa, García Sevilla es una auténtica máquina de producir cuadros, de devorar y transformar imágenes. Todo esto encuentra su traducción verbal: desde su entrevista con Kevin Power –recogida en su libro Conversaciones con... (1985)–, nadie duda de que García Sevilla sea uno de los pintores españoles que más cosas tiene que decir, y que, bajo una apariencia de improvisación, más vueltas da al sentido de su trabajo.

Bajorrelieve 1 no es una obra demasiado característica de García Sevilla. No encontramos en ella su habitual sistema de interconexión de imágenes de diversa procedencia, ni inscripción alguna. Se trata de un relieve constructivista, casi a lo Joaquín Torres García, en el que lo ensamblado son humildes tablas de madera, probablemente recuperadas de los andamios de unas obras.

Bajorrelieve 1 no es una obra demasiado característica de García Sevilla. No encontramos en ella su habitual sistema de interconexión de imágenes de diversa procedencia, ni inscripción alguna. Se trata de un relieve constructivista, casi a lo Joaquín Torres García, en el que lo ensamblado son humildes tablas de madera, probablemente recuperadas de los andamios de unas obras.

Juan Manuel Bonet

Este texto sólo puede reproducirse citando su procedencia:
Catálogo del Museu Fundación Juan March, Palma de Mallorca.