Inicio > Arte > Cuenca > La Colección > 

La colección

Eva Lootz

Viena (Austria), 1940

Afincada en Madrid desde mediados de los años sesenta, Eva Lootz representa la rama más experimental del arte español de las últimas décadas. Centrado en lo que se ha dado en denominar "arte conceptual", su trabajo se desarrolla a través de instalaciones, esculturas y dibujos con los que pretende cartografiar la memoria y poner en evidencia el poder del tiempo, temas que la artista expresa por medio de la presentación de materiales naturales, como el hielo que se derrite, el mercurio que tiembla o la arena que fluye, siguiendo leyes universales como las del tiempo, el calor o la gravedad. Los materiales que utiliza, entre los que se encuentran el cobre, la tierra, el plomo, el mercurio o el fieltro, no son solo elementos físicos, con su forma y volumen, sino que cobran una vida simbólica como expresión de algunas cualidades asociadas a ellos, como brillantez, frialdad, pesadez, fluidez, etcétera, que se aprecian a través de sensaciones y experiencias vivenciales.

Por lo tanto, ante las obras de Lootz hay que tomar una posición activa ya que se trata de percibir y experimentar, de extremar la sensibilidad frente a fenómenos más o menos efímeros o inefables que podríamos resumir en la palabra "humo", que fue el significativo título de una revista cofundada por ella.

"Cuadro negro", 1974
Cuadro negro, 1974

Cuadro negro es un claro exponente de esta sensibilidad y de este tipo de trabajo. En él, el soporte ha sido impregnado con pintura acrílica, muy líquida, que, durante la lenta evaporación del agua que la disuelve, ha ido tiñendo la tela, dejando en ella la huella del proceso de secado. Ese proceso se manifiesta por medio de sutiles gradaciones de un fenómeno que, habiendo sido provocado por la artista, ha seguido un curso natural que se muestra claramente en la tela.

Javier Maderuelo

Este texto sólo puede reproducirse citando su procedencia:
Catálogo del Museu Fundación Juan March, Palma de Mallorca.