Inicio > Arte > Cuenca > La Colección > 

La colección

Manuel Valdés

Valencia, 1942

En 1981 falleció Rafael Solbes, que formó dúo con Manuel Valdés en el Equipo Crónica. Esta pérdida clausuró el grupo y dejó a Valdés en la situación de volver a iniciar una carrera como artista, ahora en solitario. Como es lógico, no partía de cero, todo el bagaje y la experiencia acumulada por el Equipo Crónica estaba ahí, pero tuvo que dar un sentido más subjetivo y expresivo a su trabajo para configurar una identidad personal, lo que tendrá como resultado una nueva apariencia de las obras. Sin embargo, la iconografía de Valdés seguirá próxima al arte pop, con temas como la reinterpretación del lenguaje de los "ismos", la mirada irónica sobre la historia del arte, etcétera.

"Matisse como pretexto", 1988
Matisse como pretexto, 1988

En 1982 comienza a practicar la escultura y a prestar atención a las texturas de los materiales, alejándose así de los tratamientos pictóricos habituales del arte pop, incorporando materiales innobles o de desecho, como arpilleras, brea o retales de tejidos, que mezcla con un óleo pastoso y corpóreo. Su tema más recurrente es el cuerpo humano pero, siguiendo la trayectoria del Equipo Crónica, los modelos de esos cuerpos son extraídos de la iconografía que ofrecen cuadros conocidos, como los pintados por Pedro Pablo Rubens, Rembrandt van Rijn, Diego Velázquez, Pablo Picasso o Henri Matisse, que le sirven de pretexto para realizar obras muy personales en las que apenas se aprecia un guiño, entre cariñoso e irónico, del modelo tomado.

Para Matisse como pretexto ha utilizado un recurso muy pop: servirse de la estructura de una silla real a la que incorpora fragmentos informes de madera de roble, tomados de una leñera, para construir una figura humana sentada, al estilo de las esculturas de George Segal.

Javier Maderuelo

Tras la desaparición del Equipo Crónica como consecuencia de la muerte de Rafael Solbes, Manuel Valdés abandonó el tradicional lienzo sobre el que se aplica la pintura y comenzó a prestar atención a las texturas y a incorporar a sus obras materiales innobles o de desecho.

"Rubens como pretexto", 1988
Rubens como pretexto, 1988

Su tema más recurrente es el cuerpo humano, como se pone de manifiesto en este cuadro titulado Rubens como pretexto, donde Valdés construye con basta arpillera cosida con gruesos hilvanes las conocidas figuras de Las tres Gracias (ca. 1630-1635) del maestro flamenco. Lo que hace el artista no es copiar el cuadro de Rubens, sino apropiarse de un "modelo de intención" que él sintetiza, prescindiendo de los detalles, y reelabora de manera que las siluetas de estas figuras, aun no conservando las posiciones originales del modelo, son capaces de excitar la memoria del espectador. Para conseguir activar el recuerdo es necesario, primero, partir de imágenes que hayan sido reiteradamente presentadas en innumerables reproducciones que, aparte del ámbito de los museos, se muestran masivamente como iconos populares en contextos cotidianos y, después, hay que realizar un ejercicio de análisis de la forma estructural que permita el reconocimiento de las posturas y los gestos propios de ese tipo de obras.

Javier Maderuelo

Este texto sólo puede reproducirse citando su procedencia:
Catálogo del Museu Fundación Juan March, Palma de Mallorca.