Inicio > Arte > Cuenca > La Colección > 

La colección

Enric Pladevall

Vic (Barcelona), 1951

A mediados de los años sesenta la escultura experimentó en todo el mundo una serie de transformaciones radicales que la alejaron definitivamente de la estatuaria clasicista y de la representación antropomórfica que habían sido heredadas del pasado y que hacían, según Charles Baudelaire, aburrida la escultura. Entonces, los escultores empezaron a utilizar nuevos materiales industriales o se sirvieron de los antiguos sometiéndolos a otros requerimientos para poder construir con ellos formas y estructuras hasta entonces insospechadas. En esta rica estela de posibilidades hay que situar el trabajo de Enric Pladevall y la obra Tauló I en particular.

"Tauló I" [Tablón I], 1982
Tauló I [Tablón I], 1982

Interesado por las nuevas maneras de interpretar la obra de arte, Pladevall se acercó al mundo del teatro contemporáneo, colaborando como escenógrafo con el actor y coreógrafo Albert Vidal. De esta manera desarrolló un sentido espacial y rítmico que se puede intuir en Tauló I, obra en la que tres tablones de madera, previamente serrados, han sido sometidos a un proceso de combado hasta conseguir que una parte de ellos se eleve sobre la recta horizontalidad de los durmientes generando entre los tres una secuencia rítmica. La claridad del proceso de construcción y la sencillez de su estructura sitúan estilísticamente esta obra en la radicalidad del minimalismo. Pero la curvatura de los listones supone el ejercicio de una tensión, un forzamiento del orden natural del árbol que, convertido en tablón, ha sido sometido, mediante técnicas derivadas de la industria, a una formalización claramente geométrica, que en algunas otras obras se puede interpretar como sinónimo de violencia.

Javier Maderuelo

Este texto sólo puede reproducirse citando su procedencia:
Catálogo del Museu Fundación Juan March, Palma de Mallorca.