Inicio > Arte > Cuenca > La Colección > 

La colección

Alberto Reguera

Segovia, 1961

Con una sólida formación académica como historiador, Alberto Reguera ha planteado su carrera artística como pintor abstracto desde una inicial admiración de la obra de Mark Rothko y de Fernando Zóbel, artistas que le permitieron superar la tendencia surrealista en la que inició su andadura. Rápidamente asimiló el espíritu abstracto, la interpretación del plano del cuadro como un campo de color y asumió la libertad del trazo gestual, sin necesidad de someterse a la reproducción de figuras o la narración de historias.

"Le cercle de Chopin de Bart Spaan" [El círculo de Chopin de Bart Spaan], 1989
Le cercle de Chopin de Bart Spaan [El círculo de Chopin de Bart Spaan], 1989

La pintura es fundamentalmente color, con sus infinitos matices que se pueden desplegar provocando ricos fenómenos perceptivos, pero la pintura es también materia, es una masa que puede presentar diferentes tipos de texturas: satinadas, acuosas, polvorientas, rugosas, cualidades que sumadas al color convierten al cuadro en un campo infinito de experimentación. Durante su carrera Reguera ha abierto un enorme caudal de posibilidades a la materialidad de la pintura y al deslizamiento sutil del cromatismo.

Le cercle de Chopin de Bart Spaan es un cuadro de su primera época. El título hace referencia a la música del compositor holandés Bart Spaan, con el que ha trabajado en colaboración. En varias piezas para piano, el compositor se ha inspirado en los paisajes abstractos de Reguera, que rastrean la sutil presencia de la luz y del color en la naturaleza. Por su parte, el pintor en este cuadro dialoga con la música de Bart Spaan a través de gestos rítmicos y de trazos horizontales, pero el tema sonoro no ha condicionado la experimentación plástica. Aquí el cromatismo se ha reducido a una escueta escala de grises y a un sutil juego de texturas más o menos ásperas.

Javier Maderuelo

Este texto sólo puede reproducirse citando su procedencia:
Catálogo del Museu Fundación Juan March, Palma de Mallorca.