menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Inicio > Arte > Palma > La colección > 

La colección

La colección como organismo vivo

Entre 2013 y 2016 se ha procedido a una nueva reordenación de la colección en el museo y, a las piezas habitualmente expuestas, se han sumado una treintena de obras nuevas de la colección de la Fundación Juan March con las que se han incorporado por primera vez al plan museográfico y a los espacios del museo una serie de figuras muy significativas de las últimas décadas de la creación contemporánea en España: Joan Ponç, Elena Asins, José Luis Gómez Perales, José María Yturralde, José Luis Alexanco, Erwin Bechtold, Mitsuo Miura, el Equipo 57 y Txomin Badiola.

Además, se han añadido nuevas obras de artistas ya representados en el museo como Rafael Canogar, el Equipo Crónica, Julio González, Joan Hernández Pijuan, Eva Lootz, Jorge Oteiza, Albert Ràfols-Casamada, Eusebio Sempere, Jordi Teixidor, Gustavo Torner, Manuel Valdés o Manuel Hernández Mompó. El museo pasó así de exhibir habitualmente setenta y tres obras de cincuenta y cuatro artistas a poder mostrar noventa y ocho obras de sesenta y ocho artistas.

Colección de arte abstracto - Museu de Palma
Colección de arte abstracto - Museu de Palma

Con la presencia de Joan Ponç, el museo gana a uno de los miembros del grupo Dau al Set y a uno de los principales representantes de cierto realismo mágico lindante con el surrealismo. Con Asins, Gómez Perales, Yturralde, Alexanco y el Equipo 57, incorpora sustancialmente una vía que constituyó, junto o frente al informalismo, una de las más transitadas por las generaciones de artistas en España durante los años sesenta y setenta: la abstracción geométrica española, hasta entonces representada en el museo únicamente por las obras de Sempere y Alfaro. Con Bechtold, artista alemán afincado en Ibiza desde los años cincuenta, se refuerza también el gusto por el rigor geométrico tan propio de la década de los setenta. Los años ochenta quedan fortalecidos por la presencia de Txomin Badiola que –ayudado por la incorporación de una nueva pieza de Jorge Oteiza, cuya senda constructivista sigue Badiola– amplía la presencia de la escultura de este periodo en el museo. También se intensifica la representación de la pintura de esa década con una obra de Mitsuo Miura, un artista cuya obra pictórica ensaya metódicamente propuestas en torno a la cuestión de la percepción sensorial.

de la pintura o la escultura.

En 2015 se incorporaron al discurso expositivo del museo algunas obras de artistas sin presencia anterior en el mismo, como es el caso de Sarah Grilo, de la que se muestra una de sus caligrafías situadas a medio camino entre el informalismo y los experimentos a lo Rauschenberg. El cultivo del color en la pintura española, tan presente en el museo en obras como las de Guerrero, Ràfols- Casamada, Navarro Baldeweg, Broto o Campano, se fortalece con nuevas obras de José María Sicilia y Xavier Grau y también con novedades como la abstracción lírica de Alberto Reguera y las obras de José Ramón Sierra y Juan Suárez, que completan la presencia de la abstracción colorista sevillana de los años ochenta, ya presente en el museo gracias a la obra de Gerardo Delgado. Por último, la escultura en el museo –ya representada con las obras de Chillida, Oteiza, Palazuelo y Alfaro, entre otros– se ve enriquecida con la de Enric Pladevall.

Gracias a las ampliaciones y reformas del edificio llevadas a cabo en 1996, 2003 y 2009, el Museu Fundación Juan March –que ha cumplido veinticinco años el pasado 2015– continúa incrementando el número de obras habitualmente expuestas desde que se abriera al público en 1990 como "Col·lecció March. Art Espanyol Contemporani" con treinta y seis obras de treinta y seis artistas. Con todo, el trabajo en la colección no busca el aumento cuantitativo sin más: su objetivo real es conseguir presentaciones más amplias e integradas, tanto de la colección propia –que comienza con las vanguardias históricas y se extiende, recorriendo mayoritariamente las corrientes abstractas pictóricas y escultóricas, hasta los años ochenta– como de las relaciones que cabe establecer entre ella y otras corrientes y tendencias artísticas del arte contemporáneo nacional e internacional.

Si la lógica de cualquier museo la determina, antes que nada, lo que colecciona, conserva y muestra, el Museu Fundación Juan March se repiensa a sí mismo y replantea su colección de continuo, intentando encontrar la solución más adecuada en cada momento a la ecuación entre obras, espacios y tiempos que todo museo debe plantearse constantemente.



Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
http://www.march.es