Web oficial de la Fundación Juan March

Un siglo de tendencias abstractas en la Colección DaimlerChrysler



La corriente artística denominada “Minimal Art”, y en especial las instalaciones y objetos de los representantes del Minimal “clásico” de la década de los 60 –artistas como Carl Andre, Dan Flavin, Donald Judd o el recientemente fallecido Sol LeWitt–, han tenido tal impacto que, con cierta frecuencia, se la percibe como un fenómeno autóctono y puramente norteamericano. Con todo, y más allá de la circunstancia americana de su nacimiento, quizá el minimalismo no consista tanto en una corriente temática como, más bien, en una especie de “método” plural, basado en abstracción, constructivismo y reducción formal.

Desde ese argumento, la exposición Antes y después del minimalismo. Un siglo de tendencias abstractas en la Colección DaimlerChrysler, muestra los planteamientos formalmente “minimizados” y las abstracciones geométricas características de las obras minimalistas en un contexto esencialmente más amplio. Por una parte, destaca de un modo intuitivo que el origen de los procedimientos y métodos de las prácticas minimalistas debe buscarse también en el ancho caudal de las tendencias abstractas y constructivistas nacidas en Europa a principios del siglo XX. Por otra, muestra los muchos paralelismos existentes entre los procedimientos y los métodos de los artistas europeos y americanos; tanto entre los de la posguerra como entre aquellos contemporáneos que participan de las tendencias minimalistas o invocan como sus precursores históricos la abstracción o el constructivismo europeo.

En la medida en que se contempla el minimalismo desde esa perspectiva, más metódica que temática, éste deja de ser sólo una corriente americana de los años 60 para emerger como una característica –una especie de “minimal” común denominador– de la obra de artistas de muy diversas épocas y lugares. La exposición, de hecho, la componen obras que encarnan los lejanos ancestros del minimalismo en la pintura abstracta europea de principios del XX –especialmente en el sur de Alemania–, pero también incluye obras que han incorporado las tradiciones y las tendencias abstractas y minimalistas a lo largo de todo el siglo, o que lo siguen haciendo en nuestros días, en dos continentes.

Una contextualización como esta de las diversas tendencias minimalistas es uno de los aspectos más característicos de la Colección de la Corporación DaimlerChrysler, a la que pertenecen todas las obras expuestas y gracias a cuya colaboración hemos podido presentar, por vez primera en España, una amplia muestra de figuras pioneras de las vanguardias históricas, antecesoras de las corrientes minimalistas europeas y americanas. En cambio, en la exposición apenas se han querido presentar obras del “clásico” Minimal Art de los años 60, limitándonos a autores como Baer, Sturtevant/Stella y Heizer. Bien representados en colecciones españolas, esos artistas ya han sido mostrados en diversas exposiciones, tanto en España –desde la muestra Minimal Art en la Fundación Juan March (1981) hasta la reciente minimalismos, en el MNCARS (2001)–, como en todo el mundo, como señala Renate Wiehager, que cita las más relevantes en el extenso ensayo introductorio del catálogo virtual de nuestra exposición.

Presentando los vínculos entre Europa y los Estados Unidos, la exposición muestra todo un panorama de artistas europeos y norteamericanos que han trabajado, o trabajan actualmente, desde la gramática de la abstracción, en las diferentes tendencias minimalistas, reinterpretando diversamente los rasgos esenciales de esas corrientes y acercándolas a otras, que las precedieron –como De Stijl, el grupo “Abstraction-Création”, la Bauhaus o los “concretos” de Zúrich– o que, como el “Hard Edge” (el “corte duro”) del “Abstract Classicism” californiano o la novísima “Neo Geo”, mantienen parte de su espíritu y de sus rasgos metodológicos.

La exposición, que ocupa toda la segunda planta del Museu d’Art Espanyol Contemporani, ha sido organizada con la estrecha colaboración y la orientación de Renate Wiehager, Directora de la Colección DaimlerChrysler. Consta de 64 obras de 41 artistas, en su mayoría pinturas, pero también se incluyen obra gráfica, esculturas, instalaciones, vídeos y obras multimedia de artistas europeos y norteamericanos, desde las obras tempranas (1909) de un Adolf Hölzel (1853-1934), figura tutelar de la Academia de Stuttgart, hasta las de artistas como Vincent Szarek, nacido en el no tan lejano 1973 y con obra ya en nuestro siglo XXI.

Alejada de las políticas de representación de otras colecciones corporativas de arte moderno y contemporáneo, la Colección DaimlerChrysler aprovechó, desde sus inicios en 1977, el nacimiento y la presencia de la empresa Daimler Benz en la ciudad de Stuttgart –entretanto cuenta con sedes y fábricas en  todo el mundo– para enfocar su política de coleccionismo hacia los orígenes de la abstracción: hacia el entorno de la Academia de Stuttgart y de Adolf Hölzel, verdadero pionero del arte abstracto, cuya enseñanza, después, nutriría de profesores a la Bauhaus. Con un criterio selectivo y de creciente internacionalización, la colección, compuesta actualmente por unas 1500 obras de unos 400 artistas, ha ido ampliando su fondo con las corrientes y movimientos abstracto-constructivistas, conceptuales y minimalistas. Paralelamente, desarrolla tareas de documentación científica, catalogación y estudio, por un lado, y de difusión, por otro, por medio de publicaciones o exposiciones, en algunos casos –como en éste– en cooperación con otras colecciones, instituciones o museos de todo el mundo.

La Fundación Juan March quiere agradecer a la Colección DaimlerChrysler su ayuda para esta exposición, especialmente a la Dra. Renate Wiehager y a todo su equipo, por la magnífica colaboración prestada en todas las fases de este proyecto expositivo.

Fundación Juan March
Palma, mayo de 2007


Entrar en la exposición Entrar en la exposición
Museu Fundación Juan MarchFundación Juan MarchSammlung DaimlerChrysler