Web oficial de la Fundación Juan March
16 enero-3 mayo 2008

Feininger a través de cuatro libros



Feininger a  través de cuatro libros

Esta exposición que ahora se va a poder contemplar en España incluye imágenes que están en cuatro libros de Andreas Feininger. De 1936 es su primer libro como creador, Stockholm, publicado en aquella ciudad, una de las grandes fotovisiones urbanas de aquella época dorada de los libros sobre ciudades. Me quedé hechizado por el modo en que, en este sobrio volumen, el jovencísimo fotógrafo, casado con una nativa, lograba expresar la capital sueca: su severo clasicismo, la poesía cosmopolita del puerto, la arquitectura movediza de los paquebotes y sus altas chimeneas; los veleros y su intrincada arboladura, ya por aquel entonces arcaica y hay que recordar que hay muchos y muy hermosos veleros en la obra pictórica de Lyonel Feininger, el padre; los pescadores en sus barcas; las grúas, las banderas, las ventanas de las viejas casas del centro; los pasajes secretos, las iglesias con sus torres y sus cúpulas; la poesía tan Apollinaire del comercio y sus letreros; la trama rectilínea de los nuevos barrios funcionalistas, a los que está específicamente dedicado el último capítulo, que lleva el título “What is new and to come” (“Lo nuevo y lo por venir”); los puentes y las estatuas; los haigas y los tranvías, contemplados con una mirada que se nos antoja absolutamente rodchenkiana.

New York

En 1945, y dentro de una poética muy similar a la que sustentaba Stockholm, Andreas Feininger publica New York, el primero de sus varios encendidos cantos a la metrópolis casi estaríamos tentados de decir, en plan Walter Ruttmann, “sinfonías de la gran ciudad”‒ que se convertiría en su lugar de residencia definitivo. Las guardas nos ubican muy precisamente en una geografía urbana. En las de entrada, un mapa del “Great New York” y otro de “Manhattan and Vicinity”. En las de salida, un mapa detallado de las zonas de tiendas y sus especialidades, y de la distribución de la población por nacionalidades: irlandeses, alemanes, griegos, rusos, polacos, checos, húngaros, judíos, y así sucesivamente. Hay un último mapa, particularmente centrado en la materia del libro, que revela lo metódico y concienzudo que era Andreas Feininger: en él pormenoriza los lugares desde donde están tomadas las fotografías y ‒colmo de la precisión indica con flechas hacia dónde apuntaba, en cada caso, la cámara. El volumen es una genuina fotovisión, la primera contribución de su autor al género “Nueva York”.

El tercer libro de Andreas  Feininger

El tercer libro de Andreas Feininger del que quería hablar aquí es un segundo New York (Nueva York, The Viking Press, 1964), con texto, bastante bien traído, de Kate Simon, escritora norteamericana de origen polaco. Se trata de un libro muy de su momento un momento no tan afortunado como los thirties desde el punto de vista editorial, un libro que mezcla, ya desde su sobrecubierta, las fotografías en blanco y negro con otras en colores que hoy nos resultan entrañables. En ese tipo de colores entonces modernos y hoy antañones, en el New York de 1964 hasta nos encontramos, en una vista nocturna del aeropuerto de Idlewid (hoy John Fitzgerald Kennedy), con la silueta de un cuatrirreactor de Iberia y otro de SAS, y al fondo la terminal de la TWA, de Eero Saarinen. Hay muchas imágenes, tanto diurnas como nocturnas, de rascacielos de la entonces última generación, con sus fachadas cristalinas, miesianas, minimalistas, y sobre ellas, en algún caso, la sombra de otros. Formidable, en colores, la imagen del Hilton en construcción, tras cuya estructura se adivina el Parque. Entre las fotografías en colores, las hay que documentan novedades epocales por ejemplo el edificio de la ONU y sus banderas, o el interior del caracol del Guggenheim y otras que revelan contagio de la estética pop.

Feininger

Tengo en mi biblioteca un cuarto y último libro de Andreas Feininger. Se trata de una suerte de manual, titulado New Paths in Photography (Boston, American Photographic Publishing Co., y Londres, Chapman and Hall). En él lo interesante es que todas las imágenes incluidas son de los años de formación del propio autor y que entre ellas hay solarizaciones, proyecciones directas, imágenes reticuladas, negativos en positivo... Varias de las imágenes que ahora se van a ver en esta exposición figuran en el libro, empezando por el desnudo femenino reticulado de 1929, o por el ala de libélula de 1935.

(Del ensayo de Juan Manuel Bonet, Andreas Feininger, a través de cuatro libros, en el catálogo)


Museu d’Art
Espanyol Contemporani,
Palma

(Fundación Juan March)
Sant Miquel, 11
Palma de Mallorca

Horario de visita
De lunes a viernes:
10-18,30 h.
Sábados: 10,30 -14 h.
Domingos y festivos: cerrado

Entrada libre