Ciclos de Miércoles

LA VIENA DE KLIMT

Este ciclo tuvo lugar Del al
Volver al ciclo

Esta increíble ebullición en todas las ramas del árbol luliano del saber estuvo acompañada por un mordaz sentimiento de decadencia y de acerado sentido crítico pocas veces igualado. Nombres como Freud, Wittgenstein, Boltzmann, Schnitzler, Musil, von Hofmannsthal, Loos, Olbrich, Klimt o Schöenberg convivieron con un arte y un pensamiento academicista que vio en ellos y en sus seguidores los atisbos de una degeneración y una decadencia que no estaba precisamente en este arte naciente, sino en el sistema. La Secesión, el movimiento artístico renovador, nace justamente cuando los grandes nombres del pasado iban desapareciendo: Bruckner (1896), Brahms (1897), Johann Strauss II (1899)...; y alguno más, aunque prematuramente, como Wolf (1903).
Este breve ciclo musical, organizado en torno a la exposición Klimt, se centra en la triología de compositores que han pasado a la historia con el rótulo de 'Segunda Escuela de Viena (la Primera es la de los clásicos, la de Haydn, Mozart, Beethoven y gran parte de Schubert). Incluye también algún ejemplo de los 'antiguos (J. Strauss con uno de sus valses, y Max Reger, un descendiente germánico del hamburgués Brahms) y algún otro de los renovadores 'del porvenir (Zemlinsky o Mahler). Pero hemos de precisar que las obras elegidas de Schönberg y de sus principales discípulos Berg y Webern son prácticamente todas de sus primeras etapas, en la que se combina el proceso de disolución de la tonalidad a través de la modulación continua, hasta llegar al Atonalismo, con el final del Posromanticismo y el triunfo del Expresionismo. Son, pues, obras anteriores a la invención del Dodecafonismo, movimiento que se corresponde ya en los años 20 con otro período histórico, el de entreguerras, con su 'vuelta al orden y el fin del experimentalismo de las vanguardias históricas. La única excepción, el Adagio del Concierto de cámara de Alban Berg, permitirá la comparación.