Ciclos de Miércoles

Estudios para piano

Este ciclo tuvo lugar Del al

Los Estudios que se escriben para un determinado instrumento tienen, en principio, una función muy clara: la de resolver problemas técnicos concretos durante el aprendizaje. Sin esa función, la obra musical carece de objeto, tendría incluso que llamarse de otra manera. Sin embargo, y a lo largo de toda la historia de la música, muchos de estos "estudios" o "ejercicios" han pasado luego a las salas de concierto porque, además, eran buena música y, a veces, música buenísima: así, los dúos para principiantes de Antonio de Cabezón en el siglo XVI, los ejercicios de tantos métodos para el laúd o la flauta dulce en el XVII, los essercizi de Domenico Scarlatti para el clave en el XVIII, o los estudios de Villalobos para la guitarra en nuestro siglo. En este contexto, una de las series más brillantes la constituyen, precisamente, los estudios dedicados al pianoforte a lo largo de todo el siglo XIX y, con menos intensidad, ya en nuestra época.

Conciertos de este ciclo