Ciclos de Miércoles

Sonatas para violoncello y piano de Beethoven

Este ciclo tuvo lugar Del al

Menos numerosas que las de violín, las Sonatas para violonchelo y piano de Beethoven tienen un doble interés. En primer lugar, porque el diálogo del chelo con el piano nace para la historia de la música precisamente con las dos sonatas Op. 5. El violochelo, nacido de la familia del violín, hacía ya años que ocupaba su puesto en la orquesta clásica y aún en la barroca, y para él se habían escrito obras a solo (las suites de Bach), conciertos con orquesta (los de Haydn) y papeles importantes en tríos y cuartetos. Pero aún no había dialogado con otro instrumento con total independencia e igual importancia. Por otra parte, en las cinco sonatas encontramos buenos ejemplos de cada una de las tres épocas en que convencionalmente suele dividirse la obra beethoveniana, por lo que son un excelente guión para repasar con brevedad la evolución del músico.

Conciertos de este ciclo