Carlos F. Heredero
Carlos F. Heredero
Carlos F. Heredero
ver vídeo

A la vez indagación en la dialéctica entre la naturaleza y la ciencia, meditación sobre los deseos reprimidos y "la bestia que todos llevamos dentro", reflexión sobre la fascinación atávica que pueden llegar a ejercer las fuerzas del mal, metáfora sobre la supuestamente esquizofrénica alma germana y parábola sobre el "enemigo interior" que amenaza con tomar posesión del mundo consciente, Las manos de Orlac (Robert Wiene, 1924) camina sobre la frontera ambivalente del relato criminal y del cine fantástico para contar la historia de un refinado pianista a quien, tras haber perdido sus manos en un trágico accidente, le implantan las de una maníaco criminal.

Una premisa argumental de ciencia ficción por aquel entonces (el primer trasplante de mano se llevó a cabo en 1966) sirve así como pretexto para desarrollar un relato de inquietante ambigüedad que explora la oscura disyuntiva entre las pesadillas del mal y las luces de la razón. El director de El gabinete del Doctor Caligari (1919) dirige con este film una película de formas más naturalistas que las de aquella pieza fundacional del expresionismo alemán, pero expresamente deudora del sustrato temáticamente más perturbador y formalmente más estimulante de aquel movimiento artístico.

Escríbenos un comentario sobre este contenido:
Envíe su comentario


Según lo previsto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informamos que sus datos personales figurarán en nuestros archivos automatizados. Sus datos no son ni serán en ningún caso suministrados a terceros. Puede en cualquier momento ejercitar su derecho de acceder, rectificar, de oposición al uso y, en su caso, cancelar sus datos personales comunicando al correo electrónico privacidad@march.es la operación a realizar. Más información sobre nuestra política de privacidad.



Aviso legal