Florentino García Martínez
Florentino García Martínez
Florentino García Martínez
ver vídeo

La conferencia intentará presentar un panorama general del contenido de los manuscritos de Qumrán a partir de los problemas que la clasificación de los distintos manuscritos presenta. Una comparación de la organización de los materiales en la traducción de los manuscritos de Qumrán por Florentino García Martínez, publicada en castellano en 1992, con la edición bilingüe (hebreo-arameo e inglés) de Florentino García Martínez en la Study Edition, publicada en 2000, permitirá comprender que poner un nombre a una obra literaria o cambiárselo no es una actividad anodina e inocua sino que puede condicionar profundamente la manera de comprenderla.

En realidad son muy pocos los manuscritos encontrados en las cuevas de los alrededores de Qumrán a mediados del siglo pasado que han conservado, de una forma o de otra, el título de las composiciones que contienen. Como consecuencia, los investigadores de la primera generación se vieron obligados a partir de lo que ellos sabían a la hora de clasificar y dar títulos a las obras encontradas, y lo que ellos sabían dependía de una visión canónica de la literatura religiosa conocida. De ahí la división básica tripartita que encontramos en la publicación oficial de los manuscritos desde los comienzos: textos bíblicos (los recogidos en el canon), textos apócrifos o pseudoepigráficos (de menos valor y autoridad que los bíblicos) y textos esenios o sectarios (composiciones desconocidas atribuidas a quienes formaron la colección). Ahora bien, cuando todos los manuscritos han sido publicados ha quedado claro que esta visión canónica es totalmente anacrónica en el período en el que se formó la colección de manuscritos. En Qumrán no puede hablarse aún de Biblia en cuanto una colección con un número fijo de libros y con una forma textual igualmente fija de cada uno de esos libros. Qumrán atestigua la presencia de escritos considerados ciertamente como autoritativos por quienes reunieron la colección, pero estos escritos no era idénticos con los escritos que posteriormente formarán la Biblia (la Biblia samaritana, la Biblia judía o la Biblia cristiana), y entre esos escritos autoritativos encontramos tanto composiciones clasificadas como apócrifas como composiciones clasificadas como esenias o sectarias. Dividir los textos encontrados entre bíblicos y no-bíblicos no tiene sentido en el caso de la colección de Qumrán puesto que en Qumrán no hay Biblia, hay obras que son autoritativas y que terminan por ser consideradas como reveladas. Otro elemento fundamental de la clasificación de los textos fue su relación con géneros literarios conocidos en la literatura bíblica (literatura sapiencial, legal, apocalíptica, hímnica, etc.) o en la posterior cristiana (florilegium, catena, testimonium, etc.), mientras que ahora somos conscientes de la enorme fluidez y pluralidad textual que encontramos en distintas copias de una misma composición, que tienen a veces diferentes formas e incluso diferentes títulos.

Un recorrido por las diversas maneras de etiquetar los contenidos de los distintos manuscritos en las ediciones oficiales permitirá adquirir un conocimiento de esos contenidos más conforme con la realidad histórica de la colección.

Escríbenos un comentario sobre este contenido:
Envíe su comentario


Según lo previsto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informamos que sus datos personales figurarán en nuestros archivos automatizados. Sus datos no son ni serán en ningún caso suministrados a terceros. Puede en cualquier momento ejercitar su derecho de acceder, rectificar, de oposición al uso y, en su caso, cancelar sus datos personales comunicando al correo electrónico privacidad@march.es la operación a realizar. Más información sobre nuestra política de privacidad.



Aviso legal