Manuel Fontán del Junco
Jean Claude Gandur
De izda. a drcha.: Manuel Fontán del Junco y Dietmar Siegert
ver vídeo

La Segunda Guerra Mundial causó la destrucción de la humanidad, las imágenes y las formas. En el terreno musical, esto se tradujo en la sentimentalidad de la canción, la ruptura con el pasado, los intentos de reconstruir un orden fracturado o el optimismo del pop, todos ellos frutos diversos de un mundo destruido y en reconstrucción, el de la postguerra.

Musicalmente, la cultura de masas, que se impondrá desde finales de los años cincuenta, había hecho su aparición ya en los años veinte y treinta con el jazz, la chanson o la música de cabaret. Compositores de la República de Weimar, como Kurt Weill, beberán de estos géneros para crear composiciones con un fuerte compromiso social y político. Terminada la guerra, la devastación se verá reflejada en creaciones que cuestionan los sistemas tradicionales. Las propuestas de Olivier Messiaen, que conoció de primera mano la atrocidad de los campos de concentración, o las de Luciano Berio, que llevó los instrumentos al límite de sus posibilidades, son ejemplos conspicuos de las posiciones de vanguardia de la postguerra. Junto a ellos, autores como Francis Poulenc o Benjamin Britten volverán sus miradas hacia el pasado y tratarán de reconstruir el orden tonal que acababa de quebrarse. Pero será el pop, beneficiándose de los nuevos cauces que ofrecen la industria y los medios de comunicación, el género que se impondrá en el imaginario colectivo como música característica de la segunda mitad del siglo. El fenómeno de The Beatles representa como ningún otro el éxito de esta corriente.

Escríbenos un comentario sobre este contenido:
Envíe su comentario


Según lo previsto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informamos que sus datos personales figurarán en nuestros archivos automatizados. Sus datos no son ni serán en ningún caso suministrados a terceros. Puede en cualquier momento ejercitar su derecho de acceder, rectificar, de oposición al uso y, en su caso, cancelar sus datos personales comunicando al correo electrónico privacidad@march.es la operación a realizar. Más información sobre nuestra política de privacidad.



Aviso legal