menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Jaime Alvar
Jaime Alvar
Jaime Alvar
ver vídeo

Asociamos habitualmente las distintas modalidades del anacoretismo al deseo de hallar un entorno apropiado para alcanzar la utopía. Sin embargo, las retiradas del mundo no siempre están vinculadas a la construcción de un mundo puro. La huida está relacionada con la convicción de que la myesis, la contaminación, es de tal intensidad, que solo cabe la ruptura, el abandono del lugar. Podríamos incluir estas pequeñas fugas en la categoría de escapadas menores.

Ahora bien, conocemos dos ejemplos vinculados a dos afamados monarcas, uno egipcio, el otro babilonio, interpretables de modo diferente al habitual, que podríamos incluir en la categoría de fugas mayores, por la relevancia de sus protagonistas. Me refiero al faraón Amenofis IV, que abandona la corte tebana y funda una nueva capital en El-Amarna. De entre las razones propuestas por los estudiosos para explicar su comportamiento, sobresale la mística. Igual explicación es la que se esgrime ante el abandono de la corte babilonia por el último de sus monarcas, Nabónido, quien pasó largos años de su vida retirado en el desierto arábigo, hasta su repentina reaparición.

Frente a estas fugas regias, los estudiosos han querido ver antecedentes al anacoretismo cristiano en ciertos comportamientos religiosos, como la katoché, una forma de entrega al culto del dios helenístico Serapis en la que el fiel se convierte en sirviente del dios. También se ha propuesto el caso de los esenios, la comunidad judía que denuncia la contaminación del templo de Jerusalén, dando lugar a la creación de un espacio segregado, puro, capaz de preservar un entorno adecuado para el pueblo elegido.

El hecho de analizar estos fenómenos conjuntamente no supone que estén relacionados. Es del todo arbitrario, pero es que, como diría Borges, “toda gran novela crea sus antecedentes”.

  • -Novelas:
  • Asch, Sh. (1955), El profeta, La Llave: Vitoria, 2001.
  • Mahfuz, N. (1985), Akhenatón, Edhasa: Barcelona, 2007.
  •  
  • -Estudios:
  • Martínez Maza, C., "La katoché en los cultos egipcios", en ARYS, vol. 3, 2000, pp. 163-175. [Disponible en línea: http://rabida.uhu.es/dspace/handle/10272/2750?show=full]
  • Stegmann, H., Los esenios, Qumrán, Juan Bautista y Jesús, Trotta: Madrid, 1996.
Escríbenos un comentario sobre este contenido:
Envíe su comentario




© Aviso legal
Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
https://www.march.es/