Rosa María Cid
Rosa María Cid
Rosa María Cid
De izda. a drcha.: Lucía Franco, Rosa María Cid y Carmen Monsalve Olmo
ver vídeo

Su azarosa existencia y los tiempos en que transcurrió su biografía, convirtieron a Cleopatra en un mito, que nació tras su suicidio y que no dejó de aumentar con el paso del tiempo. Pintores, músicos, poetas, dramaturgos, cineastas, e incluso el cómic, no han dejado de recrear la vida de una mujer siempre poderosa, seductora, ambiciosa, al mismo tiempo avara y derrochadora, caprichosa e incluso cruel. Se olvida con frecuencia que fue una reina, hasta el punto de que en la historia de la pintura puede aparecer desnuda, o semidesnuda. Ante todo, se evoca a una mujer amante del lujo y los placeres, despreocupada de los asuntos de gobierno e incapaz de controlar sus pasiones. Rara vez se encuentran versiones amables de su comportamiento, y, si sucede, es para presentarnos a la mujer enamorada de Marco Antonio, no a la reina.

Paradójicamente, el personaje siempre ha suscitado una enorme atracción, que oscila entre la fascinación y el temor. Se reconoce su encanto personal, que la convirtió en la amante de hombres muy poderosos de su época, como César y Marco Antonio; aunque no lo consiguió con Augusto, hábil para evitar las artimañas de la egipcia. Este fue su enemigo, quien truncó su sueño político, e incitó su muerte. Él propició la creación de ese mito de los males del poder femenino, acrecentados en el caso de Cleopatra, personificación del peligro de Oriente sobre Occidente. De ahí la importancia de su suicidio, que se ha representado en múltiples ocasiones, porque el cuerpo inerte de la reina simbolizó tanto el poder masculino sobre lo femenino, como el triunfo de la cultura occidental sobre la oriental.

Sin embargo, a lo largo de la historia, y especialmente en las últimas décadas, estamos empezando a ver otras imágenes de la reina que rara vez han aparecido en la literatura, el arte o la historia. Solo hubo una gobernante de Egipto llamada Cleopatra VII, pero de su aventurada existencia emergieron muchas Cleopatras. Valorar la creación y larga pervivencia de los relatos sobre la antigua reina del Nilo, sin duda muy ajenos a lo que fue su biografía histórica, nos permiten profundizar en los prejuicios persistentes sobre las mujeres, casi siempre peligrosas si son poderosas y orientales.

  • Chauveau, M., Cleopatra. Más allá del mito, Alianza: Madrid, 2000.
  • George, M., Memorias de Cleopatra, Ediciones B: Barcelona, 1997.
  • Goldsworthy, A., Antony and Cleopatra, Yale University Press: New Haven-Londres, 2010.
  • Hughes-Hallett, L. (1990), Cleopatra, la mujer, la reina, la leyenda, Fórcola: Madrid, 2017.
  • Puyadas Rupérez, V., Cleopatra VII. La creacion de una imagen. Representación pública y legitimación política en la antigüedad, Prensas de la Universidad de Zaragoza: Zaragoza, 2016.
  • Schuller, W. (2006), Cleopatra. Una reina en tres culturas, Siruela: Madrid, 2008.
Escríbenos un comentario sobre este contenido:


Según lo previsto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informamos que sus datos personales figurarán en nuestros archivos automatizados. Sus datos no son ni serán en ningún caso suministrados a terceros. Puede en cualquier momento ejercitar su derecho de acceder, rectificar, de oposición al uso y, en su caso, cancelar sus datos personales comunicando al correo electrónico privacidad@march.es la operación a realizar. Más información sobre nuestra política de privacidad.



Aviso legal