Manuel Antonio Castiñeiras González
Manuel Antonio Castiñeiras González
Manuel Antonio Castiñeiras González
Manuel Antonio Castiñeiras González
Manuel Antonio Castiñeiras González
Manuel Antonio Castiñeiras González
De izda. a drcha.: Manuel Antonio Castiñeiras González y Lucía Franco
ver vídeo

Cuando el Maestro Mateo se hizo cargo de las obras de la catedral en el último tercio del siglo XII, éste era perfectamente consciente del cúmulo de significaciones que el monumento románico había adquirido desde sus orígenes. Su intervención en el cuerpo occidental del templo, entre 1168 y 1211, buscó aumentar y amplificar parte de esos contenidos y metáforas, sabedor que el templo, tanto por su estética románica como por su escenificación litúrgica, se había quedado entonces ciertamente obsoleto. Por ello, no dudó, en primer lugar, en alterar la primitiva topografía sagrada del santuario de la época de Diego Gelmírez, centrada en el eje transversal del transepto, de Norte a Sur, y crear un nuevo eje longitudinal, de Oeste a Este, centrado en el bosque de columnas del Pórtico, el nuevo coro de canónigos y la estatua de Santiago presidiendo el altar mayor.

En este nuevo y peculiar escenario, el Apóstol aparecía dos veces, a los pies de su basílica, para recibir a los peregrinos, y sobre su altar, como garante del traspaso de las almas de sus fieles al Más Allá. Con ello, la basílica jacobea acentuaba su condición de "iglesia del Paraíso", meta del Camino de Santiago, en el extremo del Finisterrae, en la que Santiago el Mayor se convertía en psycopompos o conductor de las almas, en medio de una representación de la Segunda Parousía. El templo, pero en particular el Pórtico actuaba así en una verdadera "caja de resonancia" del boato ceremonial de la catedral, de manera que en sus imágenes, cuidadosamente policromadas, se aunaban los protagonistas del drama litúrgico Ordo Prophetarum, que anunciaban la Venida del Mesías pero también los signos del Juicio Final (Sibilas), con las almas anónimas de los futuros resucitados, en una verdadera performance atemporal. El impacto del nuevo escenario sobre sus contemporáneos fue tan turbador que generó muy pronto ekphrasis, como la Visión de Thurkill (1206), en la que el Pórtico dorado y policromado es percibido como la entrada en la Jerusalén Celeste.

Pero, ¿quién era Mateo?, ¿un arquitecto o un escultor?, ¿cuál es la razón que movió al artista a retratarse arrodillado a los pies de Pórtico? ¿Cuáles son realmente las claves para entender su arte?

  • Castiñeiras González, M. A., El Pórtico de la Gloria, San Pablo (Colección "Biblioteca Jacobea", 3): Madrid, 1999.
  • -----, "La iglesia del Paraíso: el Pórtico de la Gloria como puerta del Cielo", en Ramón Yzquierdo Peiró (ed.), Maestro Mateo en el Museo del Prado [catálogo de exposición], Museo Nacional del Prado: Madrid, 2016 (reed. en 2019), p. 41-84.
  • -----, "Autores homónimos: el doble retrato de 'Mateo' en el Pórtico de la Gloria", en Manuel Antonio Castiñeiras González (dir.) Entre la letra y el pincel: el artista medieval. Leyenda, identidad y estatus, Círculo Rojo: Almería, 2017, pp. 37-52.
  • Nicolai, B. y Rheidt, K., "Nuevas investigaciones sobre la construcción de la Catedral de Santiago de Compostela", Ad Limina, 1, 2010, pp. 53-79.
  • Prado-Vilar, F., "Stupor et mirabilia: el imaginario escatológico del Maesro Mateo en el Pórtico de la Gloria", en Pedro Luis Huerta Huerta (coord.), El Románico y sus mundos imaginados, Fundación Santa María La Real: Aguilar de Campoo, 2014, pp. 161-204.
  • Taín, M., "Aproximación histórica a las policromías del Pórtico de la Gloria", Rudesindus, 12, 2019, pp. 119-128.
  • Yzquierdo Peiró, R., "Su cabeza en la Gloria: tres las huellas del Maestro Mateo", Rudesindus, 11, 2018, pp. 169-206.
Write a review on this item:


Según lo previsto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informamos que sus datos personales figurarán en nuestros archivos automatizados. Sus datos no son ni serán en ningún caso suministrados a terceros. Puede en cualquier momento ejercitar su derecho de acceder, rectificar, de oposición al uso y, en su caso, cancelar sus datos personales comunicando al correo electrónico privacidad@march.es la operación a realizar. Más información sobre nuestra política de privacidad.



Disclaimer