Álvaro Galmés Cerezo
Álvaro Galmés Cerezo
Álvaro Galmés Cerezo
Álvaro Galmés Cerezo
ver vídeo

Hasta el siglo XVI el día se organizaba en doce segmentos de igual duración. Ya fuera invierno o verano, el ciclo de luz diurno se dividía en doce partes iguales. Esto suponía que esas particiones del tiempo, llamadas horas temporarias, fuesen de distinta extensión dependiendo de la época del año, llegando a durar en las regiones meridionales apenas cuarenta minutos en invierno y casi ochenta en el verano. La mecánica echó por tierra todo esto y los relojes de pared sustituyeron a los solares. Pero las artes han mantenido esta división, porque en la historia de la pintura es posible, todavía, observar cómo la luz varía durante el trascurso del día.

El amanecer, la mañana, el mediodía, el paso de la tarde y el atardecer ofrecen toda una serie de sensaciones que las artes han sabido captar. Siguiendo esas variaciones, esta conferencia tratará de aportar orden en la diversidad, brindando algunas claves que nos ayuden a entender cómo cambia la experiencia de la luz para poder disfrutarla en su complejidad.

Galmés Cerezo, A., La luz del sol, Pre-Textos: Valencia, 2019.
Write a review on this item:


Según lo previsto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informamos que sus datos personales figurarán en nuestros archivos automatizados. Sus datos no son ni serán en ningún caso suministrados a terceros. Puede en cualquier momento ejercitar su derecho de acceder, rectificar, de oposición al uso y, en su caso, cancelar sus datos personales comunicando al correo electrónico privacidad@march.es la operación a realizar. Más información sobre nuestra política de privacidad.



Disclaimer