menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Joan O. Grimalt
ver vídeo

Joan Grimalt

La influencia humana en el clima que viene URL: https://www.march.es/conferencias/anteriores/voz.aspx?p1=22452

La ciencia y la tecnología son ciertamente un bien para todos los países. De hecho, han transformado la historia humana y el mismo planeta. Y todo ello ha ocurrido recientemente. Los humanos hace varios millones de años que habitamos la Tierra. En el pasado descubrimos dos actividades que nos permitieron trascender nuestra condición de simples componentes de los ecosistemas en que habitábamos: saber hacer fuego y la agricultura. Sin embargo, el invento más fundamental ha sido mucho mas reciente. Hace aproximadamente unos 200 años aprendimos a obtener trabajo a partir del calor. Este fue un paso esencial porque liberó a muchas personas de la dependencia del trabajo manual. Este descubrimiento puso en marcha la revolución industrial.

Disponer de un porcentaje mayor de personas que podían dedicarse a pensar cambió el mundo. En estos últimos 200 años se han establecido las bases científicas de la física, la química, la biología. A nivel tecnológico se ha inventado el motor de vapor, el motor de explosión, se desarrolló la energía nuclear, se empezó la conquista del espacio. A nivel sanitario se inventaron las vacunas, los antibióticos, la cirugía ha alcanzado un desarrollo enorme. Como consecuencia de todo ello, la esperanza media de vida ha pasado de alrededor de unos 40 años a situarse en el intervalo de 75-80 años.

Todo ello también se ha traducido en un enorme incremento de la población. El número total de humanos en el planeta estuvo habitualmente entorno a los 50 millones. Y solo hubo un crecimiento pequeño hasta que, al llegar al periodo de la revolución industrial, aumentó hasta los 6300 millones de personas que somos ahora. Ello representa una situación nueva en la historia. Única. Y plantea una serie de problemas nuevos que habrá que resolver.
Este gran consumo de recursos fósiles ha dado lugar a un aumento importante de CO2  en la atmósfera. Toda combustión acaba produciendo CO2  en el mejor de los casos (en el peor, contaminación de diverso tipo). En los últimos 150 años la concentración de este gas ha subido unas 100 partes por millón debido a la acción humana. Este incremento es equivalente al ocurrido de forma natural cada vez que nuestro planeta ha pasado de época glacial a época interglacial. No sólo eso, sino que la concentración actual de CO2  (380 partes por millón) es más alta que la observada en todas las épocas interglaciales (280 partes por millón) y glaciales (190 partes por millón) del Cuaternario. El planeta se encuentra en la actualidad en unas condiciones totalmente imprevistas según la evolución natural. No existe equivalente de concentraciones tan altas de CO2  en la atmósfera en el pasado reciente.
El CO2  es un gas de efecto invernadero y por ello genera un efecto de "manta térmica" en la atmósfera. A mayor concentración de este gas, mayor temperatura. Los datos disponibles muestran, con una probabilidad del 95%, que la temperatura mediana de los años actuales es superior a la observada en los últimos 2000 años. Como consecuencia de este aumento (hoy por hoy del orden de 0.6ºC), hay un deshielo generalizado que se puede identificar fundamentalmente en las montañas pero que también se observa en los polos norte y sur. Por otra parte el nivel del mar está subiendo, un incremento de 25-30 cm en el siglo XX. A pesar de ello solo nos encontramos en el inicio del proceso.

Escríbenos un comentario sobre este contenido:
Envíe su comentario




© Aviso legal
Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
http://www.march.es