ver vídeo

La rica biografía intelectual de Ignacio Gómez de Liaño, autor de obras de filosofía, historia de las ideas, narrativa, poesía y teatro, viene a ser una composición «polifónica» en la que los conceptos y los razonamientos cantan al unísono con las figuras y los lugares donde éstas moran. Esta condición «polifónica» explica la forma como Gómez de Liaño ha llevado a cabo la propuesta de «refundar» la filosofía que hiciera en sus tres últimos libros de ese genero, Iluminaciones filosóficas (2001), Sobre el fundamento (2002) y Breviario de filosofía práctica (2005). Es una refundación que pasa por recuperar la dimensión práctica de la filosofía, y que consiste, esencialmente, en complementar el raciocinio con la imaginación, los conceptos con los afectos, el «discurso lógico» con el «decurso mnemónico». Sólo sobre esa base la filosofía puede contribuir a la formación plena de la persona.

El interés por la «filosofía práctica» se encuentra también en los libros que Ignacio Gómez de Liaño ha dedicado a la historia de la ideas: los dos volúmenes de El círculo de la sabiduría (1998) (Diagramas del conocimiento en el mitraísmo, el gnosticismo, el cristianismo y el maniqueísmo, y Los mandalas del budismo tántrico), el volumen que sirve de introducción a ambos, Filósofos griegos, videntes judíos (2000), y los que vienen ser su complemento, El diagrama del Primer Evangelio (2003) y El idioma de la imaginación - Ensayos sobre la memoria, la imaginación y el tiempo (1983). A lo largo de más de dos mil páginas Liaño saca a la luz en esas cuatro obras la otra cara de la filosofía, o sea, los métodos diagramáticos utilizados desde la Antigüedad hasta el Renacimiento como herramientas complementarias de las lógico-discursivas para configurar la psique.
   
La orientación «práctica» de la filosofía y de las investigaciones de Ignacio Gómez de Liaño está también presente en sus tres novelas, Arcadia (1981), Musapol (1999) y Extravíos (2007), donde el tema del viaje es esencial y viene a ser una metáfora de la vida; en sus «tres tragedias del espíritu», Hipatia, Bruno, Villamediana (2008); en Los juegos del Sacromonte (1975), obra liminar donde se mezclan filosofía, historia y ficción; y se remonta incluso a los años sesenta cuando nuestro autor laboró en el campo de la poesía experimental (poesía visual, de acción, pública, etc.), lo que le llevó a repensar los poderes de la imaginación, las variedades del discurso y la incidencia del lenguaje en la vida. Como muestra de la actividad intelectual de Gómez de Liaño en esa época juvenil está su participación en los Encuentros de Pamplona (1972) y su colaboración con el poeta y pintor dadaísta Raoul Haussmann en el libro La sensorialidad excéntrica. Rúblicas marginales (1975). Posteriormente, ha publicado Nauta y estela (1981), entre otras entregas de poesía.
   
La filosofía de Ignacio Gómez de Liaño replantea la cuestión del conocimiento y, sobre todo, las relaciones entre el yo el mundo. El punto de partida está en los objetos y los estados. Los primeros son los términos del sentir-entender; los segundos lo son del sentirse-afectado. El sentir-entender sólo se puede aprehender a través de los objetos. Éstos y, sobre todo, los estados tienen identidades vagas si se las compara con las más exactas de los objetos de naturaleza matemática y lógica. Globalmente, el mundo es visto como una gigantesca arquitectura o composición de objetos. Los estados hacen referencia al «alma», cuya expresión más directa es la «carne».
   
Tras explorar las condiciones ontológicas de los objetos (entre otras el espacio y el tiempo) y de los estados (el placer/dolor, el deseo, la necesidad), y las «composiciones pasionales» que forman el tapiz de la vida anímica, el autor examina el pensamiento en sus modos de imaginación y memoria, y en los de entendimiento y razón. Luego estudia constituyentes esenciales de la persona como el «juego simbólico» basado en la imitación o representación, que pone las bases a los procesos de personalización y socialización; el lenguaje, formado esencialmente por nombres de cosas y nexos entre los nombres; y las dos formas principales del discurso, la lógica, que se basa en el principio de identidad objetiva, y la poética, que se funda, parcialmente, en ese principio y, más particularmente, en el de metamorfosis afectiva, a causa de la acción modificadora que ejerce el afecto sobre la percepción de los objetos.
   
El yo se destaca en el mundo como un «nexo o supernexo sentiente de estados y objetos» desde un punto del espacio y el tiempo marcado por el cuerpo. De ahí que la personalidad consista, como construcción del yo que es, en formaciones o composiciones arquitectónico-musicales de objetos y estados, sobre los que se puede actuar con metodologías propias de una filosofía refundada. En Sobre el fundamento, Liaño insiste en la cuestión de las relaciones entre unidad y multiplicidad, verdad e ilusión, y concluye que la mejor fundamentación de la persona es la que armoniza las disonancias más extremas y lleva al reposo -a un reposo dinámico- los opuestos.
   
Otras obras de Ignacio Gómez de Liaño que cabe destacar: La mentira social - Imágenes, mitos y conducta (1989), Mi tiempo - Escritos de arte y literatura (1984), Paisajes del placer y de la culpa (1990), Dalí (1982), El camino de Dalí (Diario personal, 1978-1989) (2004), Athanasius Kircher. Itinerario del éxtasis o las imágenes de un saber universal (1986), y el volumen dedicado a la obra de Giordano Bruno, Mundo, magia, memoria (1973).

Desde 1968 hasta 2007 ha ejercido la docencia en las universidades Complutense y Politécnica de Madrid, y en las de Osaka y Pekín.  

Escríbenos un comentario sobre este contenido:


Según lo previsto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informamos que sus datos personales figurarán en nuestros archivos automatizados. Sus datos no son ni serán en ningún caso suministrados a terceros. Puede en cualquier momento ejercitar su derecho de acceder, rectificar, de oposición al uso y, en su caso, cancelar sus datos personales comunicando al correo electrónico privacidad@march.es la operación a realizar. Más información sobre nuestra política de privacidad.



Aviso legal