Juan Antonio González Iglesias
ver vídeo

Hablaré bajo el signo de Horacio, maestro de todos nosotros, los poetas que nos atrevemos a explicar nuestra manera de hacer poesía. Ezra Pound, uno de los grandes del siglo XX, escribió: los poetas romanos fueron los primeros que tuvieron los mismos problemas que nosotros. Cerca de Grecia, cerca todavía de los dioses, sin miedo a reivindicar la sacralidad de la poesía, sabiendo que esa sacralidad puede ser cultural y laica, o religiosa y espiritual. Moviéndose en un espacio serenamente luminoso. Así se sintieron Horacio y Virgilio. Urbanos, pero partícipes de la naturaleza. Por eso se dijo que los antiguos nos esperan en el futuro. Algunos de los avisos horacianos pueden ser útiles a los lectores y a los más jóvenes de los poetas, en los que hace tiempo que pienso. Intentaré recobrar por un momento la privilegiada atalaya de Aristóteles, que tuvo ante sus ojos las mejores obras de cada género literario y prácticamente nada más que las mejores. Como él, debemos escuchar atentamente las palabras de Platón, con la atención del discípulo. Desde ahí, el repaso a algunas cuestiones clásicas puede darnos algunas sorpresas: el problema de la ficción, la disociación entre poética y retórica, entre poesía y literatura. La fusión armoniosa entre pensamiento y sentimiento. La precaución platónica, referida al destierro político de los poetas. Lo que llamaré la minoría virgiliana. La cuestión de la torre y la palabra "vulgo". La posibilidad de una poesía que sea a un tiempo aristocrática y democrática. La noción de soberanía. La recuperación plena de funciones primordiales de la poesía. La noción de entusiasmo. El cuerpo. Dios. El amor. Pido perdón ya porque voy a hablar de mí en algunos momentos y porque temo que no voy a decir nada nuevo.

Escríbenos un comentario sobre este contenido:
Envíe su comentario


Según lo previsto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informamos que sus datos personales figurarán en nuestros archivos automatizados. Sus datos no son ni serán en ningún caso suministrados a terceros. Puede en cualquier momento ejercitar su derecho de acceder, rectificar, de oposición al uso y, en su caso, cancelar sus datos personales comunicando al correo electrónico privacidad@march.es la operación a realizar. Más información sobre nuestra política de privacidad.



Aviso legal