Monique Allain-Castrillo
ver vídeo
Último de los grandes poetas simbolistas franceses, Paul Valéry tuvo una vida aparentemente burguesa en un mundo convulso, sacudido por tres guerras: 1870-71 cuando nació, 1914-18 época en que escribe sus mejores versos, y 1939-45, año éste de su muerte, coronada por un funeral de Estado, decretado por el General de Gaulle, primeras "exequias nacionales" poéticas desde Victor Hugo. Siempre pensó que su vida hubiera podido ser "otra", pero, afortunadamente para nosotros, fue la de la "poesía pura". "Hombre dionisiaco" en opinión de Moreno Villa, y "lugar geométrico de todas las contradicciones" según confesión propia, su "obstinado rigor" intelectual (de raíz, en buena parte, ignaciana y juancruciana) le condujo a apasionarse por la "mística" científica de su tiempo, de Poincaré a Einstein, inspirándose en el electromagnetismo y en la termodinámica como modelos del funcionamiento mental. Miembro de la Academia Francesa y poeta oficial de la Tercera República gala, presidió el organismo cultural, anterior a la UNESCO, de la Sociedad de Naciones de Ginebra.
Escríbenos un comentario sobre este contenido:
Envíe su comentario


Según lo previsto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informamos que sus datos personales figurarán en nuestros archivos automatizados. Sus datos no son ni serán en ningún caso suministrados a terceros. Puede en cualquier momento ejercitar su derecho de acceder, rectificar, de oposición al uso y, en su caso, cancelar sus datos personales comunicando al correo electrónico privacidad@march.es la operación a realizar. Más información sobre nuestra política de privacidad.



Aviso legal