Jacobo Cortines
ver vídeo

A Sevilla  se la suele presentar como una ciudad universal gracias, entre otras razones, a las óperas que la eligieron como plasmación de sus argumentos: Las bodas de Fígaro, Don Juan, Fidelio, El barbero de Sevilla, La Favorita, Carmen y un largo etcétera,  ya sea como variantes de las anteriores o como creaciones originales hasta superar ampliamente el centenar de títulos. En todas estas obras Sevilla está presente con sus personajes, sus costumbres, su arquitectura  y  sus historias y leyendas, pero no en todas ellas se refleja la geografía física y espiritual de la ciudad con los mismos visos de verosimilitud ni con la misma intensidad. Una de las que mejor supo hacerlo fue, sin duda, la inmortal ópera de Rossini: Almaviva ossia L’inutile precauzione, basada en la comedia de Beaumarchais, Le barbier de Séville, y adaptada como libreto por Sterbini. Muy pronto, prácticamente desde su accidentado estreno en Roma en 1816, la obra alcanzaría una popularidad extraordinaria y sería mundialmente conocida como Il barbiere di Siviglia, que desplazaba a la primitiva versión de Paisiello. Quedaba, pues, vinculado el nombre de Sevilla a la nueva creación de Rossini desde el definitivo título.

Escríbenos un comentario sobre este contenido:
Envíe su comentario


Según lo previsto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informamos que sus datos personales figurarán en nuestros archivos automatizados. Sus datos no son ni serán en ningún caso suministrados a terceros. Puede en cualquier momento ejercitar su derecho de acceder, rectificar, de oposición al uso y, en su caso, cancelar sus datos personales comunicando al correo electrónico privacidad@march.es la operación a realizar. Más información sobre nuestra política de privacidad.



Aviso legal