Gabriel Menéndez Torrellas
ver vídeo
Ambigüedad tonal, diversificación de una orquesta que habla y un canto declamado que narra la “vida interior” de los protagonistas son tres de los rasgos fundamentales de una de las óperas más románticas de la historia. Tras sus lecturas de Schopenhauer, el exiliado Richard Wagner emprendió la composición de una obra formalmente minimalista, en la cual la noche y su sonido son los protagonistas absolutos. Pionera junto al Anillo del Nibelungo del Leitmotiv y de la prosa musical, las resonancias de Tristán e Isolda en la composición operística posterior son sencillamente incalculables.
Escríbenos un comentario sobre este contenido:
Envíe su comentario


Según lo previsto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informamos que sus datos personales figurarán en nuestros archivos automatizados. Sus datos no son ni serán en ningún caso suministrados a terceros. Puede en cualquier momento ejercitar su derecho de acceder, rectificar, de oposición al uso y, en su caso, cancelar sus datos personales comunicando al correo electrónico privacidad@march.es la operación a realizar. Más información sobre nuestra política de privacidad.



Aviso legal