María A. Blasco
ver vídeo
Cáncer y envejecimiento son compañeros de viaje.  A primera vista esta relación pudiera parecer extraña, pero los eventos que han permitido establecer tan improbable unión se remontan al año 1951 cuando por primera vez fue posible mantener en condiciones de cultivo de laboratorio una línea celular humana inmortal, de células que crecen continuamente. Las mismas barreras que separan las células normales de las células inmortales conectan de forma íntima el cómo con el por qué del envejecimiento.
 
La complejidad del envejecimiento y la biología del cáncer impide que se puedan extraer generalizaciones fáciles. El cáncer y el envejecimiento están alentados por la acumulación de daño celular. Aquéllos mecanismos que protejan a las células del daño proporcionarán por tanto una protección simultánea frente al cáncer y el envejecimiento. Por otro lado, el cáncer y la longevidad requieren de un potencial duradero de proliferación celular y, por tanto, aquéllos mecanismos que limiten la proliferación celular indefinida (como por ejemplo el acortamiento telomérico o la senescencia celular) proporcionarán protección frente al cáncer pero a la vez favorecerán el envejecimiento. El equilibrio neto entre estos dos tipos de mecanismos, los que disminuyen la cantidad de daño celular (protegiendo simultáneamente frente al cáncer y al envejecimiento) y los que previenen la proliferación celular excesiva (que normalmente no limitan la vida media del individuo pero que en entornos protegidos pueden contribuir al envejecimiento) es el que aseguraría una existencia sana (libre de cáncer y de las complicaciones derivadas del envejecimiento) a la mayoría de los individuos durante sus períodos de vida joven y adulta.
Escríbenos un comentario sobre este contenido:


Según lo previsto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informamos que sus datos personales figurarán en nuestros archivos automatizados. Sus datos no son ni serán en ningún caso suministrados a terceros. Puede en cualquier momento ejercitar su derecho de acceder, rectificar, de oposición al uso y, en su caso, cancelar sus datos personales comunicando al correo electrónico privacidad@march.es la operación a realizar. Más información sobre nuestra política de privacidad.



Aviso legal