Oti Rodríguez Marchante
ver vídeo
El director checo Gustav Machaty es un eco, un capirotazo, en la historia del cine, y un siglo después de su siglo aún retumba en ella poderosamente gracias a una película titulada Éxtasis que hizo en los albores de los años treinta (se estrenó en 1933), cuando el cine sonoro sonaba en Hollywood y en el centro de Europa lo que se empezaba a oír era ruido de botas y un presagio de mundo enmudecido. Éxtasis es, hoy, un recipiente único que contiene dos universos contradictorios, el de un cine mudo ya difunto y el de una de esas estrellas que lució ahí por primera vez y para siempre, Hedy Lamarr.  Aunque el sello de ese pasaporte a la eternidad (de ella y de la película) lo estampa una escena nunca antes vista en una pantalla de cine comercial: la jovencísima actriz protagonista (todavía no era Hedy Lamarr, sino Hedwig Eva Maria Kiesler) corría completamente desnuda por el campo. Una escena larga, llena de una perfecta naturalidad y que preludia lo que es la esencia de la película, una mezcla de lírica y de erótica, amplificada aún más en la otra escena no obscena de la pasión carnal con su amante sobre un primer plano de su rostro también absolutamente desnudo. Gustav Machaty no tuvo un gran recorrido tras el cruce de éxito y escándalo de Éxtasis, pero la joven Hedy Kiesler se convirtió unos años después, y ya en el cocedero de Hollywood, en Hedy Lamarr, un prodigio de belleza y sofisticación que paseaba por el cine de la época como un gato por su alfeizar. Pero tras el escaparate de Éxtasis, Lamarr de cuerpo entero, hay también una profunda trastienda insólita para la época sobre los dilemas del amor y del sexo, sobre la pasión, el tiempo y el azar.
Escríbenos un comentario sobre este contenido:


Según lo previsto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informamos que sus datos personales figurarán en nuestros archivos automatizados. Sus datos no son ni serán en ningún caso suministrados a terceros. Puede en cualquier momento ejercitar su derecho de acceder, rectificar, de oposición al uso y, en su caso, cancelar sus datos personales comunicando al correo electrónico privacidad@march.es la operación a realizar. Más información sobre nuestra política de privacidad.



Aviso legal