ver vídeo
Audio sincronizado con las imágenes de la presentación
Diversas circunstancias políticas y económicas hicieron que en la primera mitad del siglo XVIII algunos nobles ingleses se instalaran en el campo, mejorando sus territorios y fincas con la construcción de residencias y jardines. Su presencia en el campo contribuyó a la mejora y modernización de la producción agrícola, de la cual obtenían sus rentas. El pensamiento ilustrado, con el desarrollo de las ciencias y el sentido de la economía, no solo mejoraron la agricultura sino que dieron origen a la revolución industrial, invirtiéndose las rentas agrarias en la construcción de fábricas que atrajeron a la población hacia unas ciudades que comenzaron a crecer por encima de sus niveles vegetativos, originando complejos problemas sociales. El trasvase humano del campo a la ciudad trajo como consecuencia el nacimiento de una incipiente conciencia urbanística que se manifestó, entre otras, en la aparición del parque público como remedo del campo en el interior de la ciudad.
Escríbenos un comentario sobre este contenido:
Envíe su comentario


Según lo previsto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informamos que sus datos personales figurarán en nuestros archivos automatizados. Sus datos no son ni serán en ningún caso suministrados a terceros. Puede en cualquier momento ejercitar su derecho de acceder, rectificar, de oposición al uso y, en su caso, cancelar sus datos personales comunicando al correo electrónico privacidad@march.es la operación a realizar. Más información sobre nuestra política de privacidad.



Aviso legal