Andrés Trapiello
ver vídeo
Acaso el más extraordinario logro de la obra poética de Juan Ramón Jiménez, en verso o en prosa, lírica, narrativa o crítica, fuese el haber podido llevarla a cabo sin que sus circunstancias personales, la feroz hipocondria que condicionó toda su vida, se lo estorbasen, si acaso no fue un acicate para su extrema depuración constante. La lectura de su obra nos acerca por la poesía a un héroe, como aquellos de Esparta que él homenajeó desde la juventud adoptando de ellos la rama de perejil que puso, como anagrama, al frente de sus libros.
Escríbenos un comentario sobre este contenido:
Envíe su comentario


Según lo previsto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informamos que sus datos personales figurarán en nuestros archivos automatizados. Sus datos no son ni serán en ningún caso suministrados a terceros. Puede en cualquier momento ejercitar su derecho de acceder, rectificar, de oposición al uso y, en su caso, cancelar sus datos personales comunicando al correo electrónico privacidad@march.es la operación a realizar. Más información sobre nuestra política de privacidad.



Aviso legal