Antonio Alvar Ezquerra
ver vídeo
La ciudad de Troya es, desde que Schliemann la ubicó en el siglo XIX cerca de la ciudad turca de Hüserlik, una ciudad real, donde los arqueólogos tratan de desentrañar los misterios de su larguísima y azarosa existencia. Pero hasta entonces fue, sobre todo, el marco de una gran ensoñación que impregna toda la literatura y todo el arte occidental, desde sus albores homéricos hasta nuestros días. Con ella se forja lo mejor de la tradición épica y de ella se sirven poetas, dramaturgos, historiadores y novelistas; ella es el objeto de no pocas recreaciones artísticas y sus héroes inspiran a pintores, escultores y músicos de cualquier época y de cualquier lugar. De Troya, por fin (y a ello se debe en buena medida su exitosa pervivencia en el imaginario de Occidente), nació Roma, de modo que uno de los caminos más largos y fecundos de nuestro pasado nos conduce a esa Troya imaginaria que cada vez se nos hace más verdad.
Escríbenos un comentario sobre este contenido:


Según lo previsto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informamos que sus datos personales figurarán en nuestros archivos automatizados. Sus datos no son ni serán en ningún caso suministrados a terceros. Puede en cualquier momento ejercitar su derecho de acceder, rectificar, de oposición al uso y, en su caso, cancelar sus datos personales comunicando al correo electrónico privacidad@march.es la operación a realizar. Más información sobre nuestra política de privacidad.



Aviso legal