Antonio Piñero
Antonio Piñero
Antonio Piñero
ver vídeo

Desde el siglo IV leemos el Nuevo Testamento comenzando por los cuatro evangelios seguidos de los Hechos de los Apóstoles y en segundo lugar las cartas de Pablo de Tarso. Este orden, sin embargo, es erróneo; debería ser justamente al revés. El cambio de orden de lectura nos permitiría ver mejor cómo los “biógrafos” de Jesús están influidos, positiva o negativamente por lo que se escribió y difundió primero, las cartas de Pablo. Y veríamos también cómo unos dependen de otros si colocamos a Marcos en primer lugar como le corresponde.

¿Por qué se generaron los Evangelios? ¿Qué significa exactamente y cómo se usó este término? ¿Es la forma literaria “evangelio” un invento de los cristianos? ¿Cómo se pasó de la mera transmisión oral de dichos y hechos de Jesús a su consignación por escrito? ¿Se copiaron unos a otros los evangelistas? El estudio de los Evangelios tiene que tener en cuenta además de lo que pretenden en conjunto, el interés por separado de cada uno de ellos. ¿Pueden adscribirse a alguno de los grupos diversos de cristianos que se iban generando tras la muerte de Jesús? ¿Suponen una reacción, positiva o negativa, a la doctrina de Pablo? ¿Había alguna necesidad de fundamentar y justificar el progresivo alejamiento del judaísmo que era el tronco común del que había nacido la religión de los primeros cristianos? ¿Pretendió la redacción de los Evangelios resolver algunas de las dificultades que conllevaba el desarrollo del nuevo grupo, por ejemplo el retraso del fin del mundo que se había creído inmediato, o la destrucción del templo de Jerusalén y el fin de los sacrificios?

Una vez situados los Evangelios como bloque dentro de la evolución de los grupos cristianos tras la muerte de Jesús hay que considerarlos brevemente uno por uno, concentrándonos en aquello que cada escrito pretendía principalmente.

El escrito de Marcos se compuso después de la catástrofe del año 70 con la destrucción de Jerusalén. ¿Está condicionado Marcos por esta situación? ¿Es fiel de todos modos a sus fuentes? O por el contrario, ¿incorpora a su “historia” sus propias interpretaciones o las del grupo al que pertenece? Mateo ofrece bastantes variaciones sobre Marcos debidas a un plan consciente de reelaboración del material que tiene ante sus ojos. Es como una edición nueva, ampliada y corregida, del Evangelio de Marcos. El Evangelio de Lucas representa un mundo diverso al de los otros dos evangelistas sinópticos aunque sólo sea porque su obra no es un “evangelio” como los otros dos, sino que tiene dos partes. La segunda, inseparable de la primera, son los Hechos de los Apóstoles. Para Lucas el tiempo de Jesús es de verdad algo pasado, distinto del tiempo de la Iglesia que le ha tocado vivir. Esto significa que el evangelista tiene una nueva concepción de la historia, lo que determina cómo el Evangelista recibe, cambia y adapta la tradición.

La tradición de la Iglesia presenta como obra de Juan, hijo del Zebedeo, uno de los Doce, el Cuarto Evangelio pero hoy día esta posición se da por abandonada. Este Evangelio, comparado con los tres anteriores, presenta muy notables diferencias y plantea serios problemas de interpretación, porque su imagen de Jesús es muy distinta. Hay que darles en lo posible una explicación a este hecho, de modo que se pueda iluminar, al menos parcialmente, el enigma que supone la existencia de este Evangelio tan diferente.

Escríbenos un comentario sobre este contenido:
Envíe su comentario


Según lo previsto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informamos que sus datos personales figurarán en nuestros archivos automatizados. Sus datos no son ni serán en ningún caso suministrados a terceros. Puede en cualquier momento ejercitar su derecho de acceder, rectificar, de oposición al uso y, en su caso, cancelar sus datos personales comunicando al correo electrónico privacidad@march.es la operación a realizar. Más información sobre nuestra política de privacidad.



Aviso legal