ver vídeo

Hannah Arendt pertenece, sin duda, a ese selecto grupo de quienes son anunciados con el tópico de que no necesita presentación. El presunto privilegio constituye un arma de doble filo. Porque mientras, de un lado, la suposición de que todo el mundo la conoce implica que, efectivamenha conseguido dejar oír su voz -ser reconocida como alguien que merece ser escuchado-, del otro, esa misma suposición puede signifiun indicio preocupante, en la medida en que estaría indicando que la autora ha salido de la ignorancia generalizada en dirección a un peligro aún mayor, a saber, el de ser absorbida por los tópicos, las imágenes establecio, peor todavía, los discursos dominan

Afortunadamente, la figura de Arendt ha resistido hasta ahora a ambas amenazas. La mera mención de su nombre no lleva aparejada, automáticala rígida ubicación en el mapa de las ideas actuales, como suele suceder con el común de los autores. Sería una exageración afirmar de ella que es algo así como una mujer sin rostro, pero no lo sería tanto sostener que, a pesar de ser conocida, no acaba de estar del todo identifiA definir con mayor nitidez los perfiles de su pensamiento estará dedicado el presente ciclo de conferencias, en el que sus participantes -acreditados conocedores de la obra arendtiana- destacarán los diversos motivos teóricos que hacen de su propuesta un lugar inevitable para todos los que consideren que todavía vale la pena intentar arrojar algo de luz sobre estos tiempos de oscuridad.

En un primer momento, resultará obligado ofrecer una caracterización general de la peripecia arendtiana, caracterización que deberá tener en cuenta toda una serie de circunstancias -incluyendo las históricas y biográficas- sin las cuales resulta de todo punto imposible una correcta interpretación del proyecto teórico-político emprendido por esta pensadora. A partir de ahí, la reflexión se detendrá en aquellos rasgos -especialmente los relacionados con el lugar que ocupa la memoria en la configuración del presente- que constituyen el eje vertebrador de su concepto de ser humano.

Escríbenos un comentario sobre este contenido:
Envíe su comentario


Según lo previsto en la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, en la Ley Orgánica 15/1999 del 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento (UE) 2016/679 General de Protección de Datos, le informamos que sus datos personales figurarán en nuestros archivos automatizados. Sus datos no son ni serán en ningún caso suministrados a terceros. Puede en cualquier momento ejercitar su derecho de acceder, rectificar, de oposición al uso y, en su caso, cancelar sus datos personales comunicando al correo electrónico privacidad@march.es la operación a realizar. Más información sobre nuestra política de privacidad.



Aviso legal