menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Imagen del acto

Los participantes resumen su intervención

  • La Evolución del Universo
    Juan Pérez Mercader

    La Evolución del Universo
    Formación de Sistemas Planetarios
    El Origen de la Vida
    La coevolución de la vida en la tierra

    Durante este ciclo de conferencias se comunicará al público asistente el conocimiento adquirido en los últimos años sobre la Evolución del Universo, sobre las propiedades de los sistemas vivos, incluyendo tanto su adaptabilidad, la evolución darwiniana de los sistemas vivos, y acerca de las condiciones de habitabilidad de los objetos celestes. Esta descripción irá acompañada de una discusión sobre los aspectos tanto experimentales como relacionados con la exploración asociados a la adaptación de la Vida a condiciones extremas y a la búsqueda de Vida in situ en el Sistema Solar. El lenguaje será coloquial si bien en algunos casos la discusión se apoyará en algunas fórmulas matemáticas que se discutirán con lenguaje llano y asequible.
    Se describirá la evolución del Universo a gran escala, desde el Big Bang al origen de los sistemas planetarios. Habrá una descripción de la "geografía" y la historia del Universo, incidiendo en las regularidades que se observan en este proceso y que han permitido establecer una conexión entre morfología y cronología del Universo. Se hará hincapié en los principios básicos que subyacen esta conexión.
    Además, se hablará sobre la formación de sistemas planetarios y nuestro Sistema Solar en particular, discutiendo las últimas ideas que se tienen acerca de la génesis de los dos tipos de planetas existentes en nuestro sistema planetario: rocosos y gigantes de gas. Se presentarán los escenarios más importantes que se manejan sobre el origen de la vida en nuestro planeta. A continuación se explicarán algunos episodios importantes en la co-evolución de la Vida y de nuestro planeta, finalizando con una discusión de las propiedades que hoy en dia se manejan como definitorias de los sistemas vivos.
    Se incluirá también la biología de extremófilos poniendo un énfasis especial en el caso del río Tinto y, finalmente, se describirán los nuevos tipos de instrumentos que, basados en el conocimiento actual sobre la Vida y las condiciones de habitabilidad, se están diseñando para explorar el Sistema Solar.
    Finalmente se harán algunas consideraciones de carácter práctico y aplicado a la Vida y habitabilidad de nuestro Planeta Azul, la Tierra.

  • La adaptación de la vida a condiciones extremas
    Ricardo Amils

    La adaptación de la vida a condiciones extremas

    Hasta hace relativamente poco creíamos que la vida era esencialmente sutil y que sólo se podía desarrollar en condiciones parecidas a las que requerimos los animales de sangre caliente (temperatura alrededor de 30oC, presión de una atmósfera, pH neutro, fuerza iónica la del suero sanguíneo). El descubrimiento de los extremófilos, es decir de organismos capaces de desarrollarse en condiciones atípicas (elevada temperatura: 113oC; baja temperatura: -30oC; baja fuerza iónica: ausencia de iones; elevada fuerza iónica: 5M NaCl; bajo pH: 0 ó incluso pH negativos; elevado pH: 12; elevadas dosis de radiación; baja presión: 10-6mbares; elevada presión: 1000 Mp, etc.) ha tenido implicaciones muy importantes en distintos campos de la ciencia, en general, y en la astrobiología, en particular.
    En la presentación nos centramos en los distintos hábitats en los que se desarrollan nuestros protagonistas, los extremófilos, con el fin de familiarizarnos con los niveles de dificultad que el desarrollo de vida tiene en cada uno de ellos (integridad de la membrana, desnaturalización de proteínas y ácidos nucleicos, presión osmótica, velocidad de reacción, etc.) y así poder abordar las estrategias utilizadas por cada uno de ellos con el fin de contrarrestar los efectos negativos que la condición extrema o la suma de condiciones extremas puedan ocasionar.

    Finalmente nos centramos en el estudio de la ecología microbiana del Río Tinto con el fin de familiarizarnos con el tipo de trabajo que el estudio de la ecología de un ambiente extremo comporta. Río Tinto corresponde a un río ácido (pH medio 2.3) de 100 km. de longitud y cuyo origen se debe a la actividad metabólica de microorganismos que son capaces de crecer utilizando como fuente de energía los sulfuros metálicos, fundamentalmente pirita, que existen en elevadas concentraciones en la Faja Pirítica Ibérica. Nos familiarizaremos con los mecanismos de obtención de energía utilizados por los microorganismos quimiolitoautótrofos estrictos que se desarrollan en este ambiente, revisaremos las técnicas convencionales de ecología microbiana y las de ecología molecular que están siendo utilizadas para explorar este peculiar ambiente, analizaremos los datos obtenidos con el fin de generar un modelo de funcionamiento del sistema, analizaremos algunos de los productos minerales generados por estos microorganismos (goethita, jarosita, hematina, etc.), su utilidad para datar la antig,fcedad del río, la convergencia entre la mineralogía del Tinto patrocinada por la vida y la análoga del Marte recientemente descrita por los MERs de la NASA, los resultados de la perforación del subsuelo de la Faja Pirítica (proyecto MARTE), todo ello en un contexto astrobiológico que nos permita responder a la pregunta fundamental de si la vida en el planeta azul es una casualidad o por el contrario es el producto de la evolución del Universo y por lo tanto con posibilidad de que se haya desarrollado en otros sistemas planetarios. Las enseñanzas de los acidófilos de Río Tinto se contrastarán con las generadas por otros modelos extremos.

  • Tecnología para la búsqueda de vida en el Sistema Solar
    Javier Gómez-Elvira

    Tecnología para la búsqueda de vida en el Sistema Solar

    En el Sistema Solar existen varios cuerpos en los que la vida puede existir actualmente o ha podido darse en el pasado. Marte y Europa son dos de ellos, al primero han llegado varias misiones y se empieza a conocer en detalle, mientras que el segundo, mucho más lejano, es casi un desconocido. ¿Cómo saber si realmente existe vida en esos cuerpos? La única forma que se tiene actualmente es llegar hasta ellos y explorarlos, ya sea mediante orbitadores, o mediante vehículos superficiales, aéreos o submarinos y por supuesto desarrollando instrumentos específicos. Tres campos de desarrollo se mezclan en esta tarea: el desarrollo de vehículos que sean capaces de llegar al cuerpo que se va a explorar, de vehículos de exploración y de instrumentación.

    Las técnicas de propulsión que actualmente se utilizan en las misiones espaciales son una notable restricción para la exploración planetaria. No sólo por su alto coste sino por la extremadamente larga duración de los viajes. Varias alternativas se están evaluando aunque todavía se está lejos de encontrar una que pueda reemplazar a la que se utilizan actualmente. Los vehículos de exploración son uno de los elementos más críticos en la búsqueda de vida. Los vehículos todo terreno son lo que actualmente juegan el papel predominante, pero la necesidad de explorar superficies mayores y con orografía compleja hace que sea necesario buscar diferentes alternativas.

    La instrumentación es quizás el elemento primordial de toda misión y del que depende en gran medida su éxito. Existe un conjunto de técnicas que se están empezando a utilizar en este campo, algunas de ellas clásicas, como son: espectrometría infrarroja y espectrometría de masas. Otras totalmente nuevas en el campo espacial como la espectrometría Raman; también se están introduciendo técnicas más biológicas como las micromatrices de proteínas o la electroforesis capilar.

    Un punto importante a resaltar es lo que en términos anglosajones se denomina Planetary Protection, lo que significa la necesidad de no contaminar con compuestos terrestres la zona de exploración. Esto implica unas restricciones importantes a todo el sistema (vehículo-instrumentación) utilizando en la exploración.

Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
http://www.march.es