menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Ciclos de conferencias

HISTORIA DE LAS AMÉRICAS

15, 17, 22, 24, 29 y 31 enero 2008
Imagen del acto

Los participantes resumen su intervención

  • Problemas y entorno físico
    Felipe Fernández-Armesto

    El mapa del hemisferio occidental parece apoyar la tesis de que existen dos Américas: por un lado, la "angloamérica" del norte, con su enorme extensión lateral; sus extensos entornos de clima templado; sus vínculos marítimos, de fácil acceso, con las ricas zonas del mundo de lo que hoy llamamos el "Norte"; y su alcance hacia el hielo del océano ártico. Por el otro lado, Latinoamérica parece relativamente alejado de los mercados del mundo, y sumergida por climas poco favorables. Pero según Felipe Fernández-Armesto son mucho más parecidos de lo que aparentan. No se puede recurrir a explicaciones medioambientales para explicar las distintas trayectorias históricas de ambas zonas. Y por las razones que el conferenciante se propone desvelar, las explicaciones culturales, típicas de la historiografía tradicional, valen aún menos. Para entender los fracasos de la América latina en tiempos recientes, y el relativo éxito de los EE UU y Canadá, y para entender su futuro, hay que cambiar de enfoque y plantear nuevas cuestiones.

  • Oro, plata y petróleo: Tradiciones indígenas y dominio colonial
    Patricia Seed

    Para Patricia Seed, los europeos arrebataron a los indígenas sus derechos tradicionales sobre los minerales y otras riquezas que poseían. Fueron las diferentes empresas coloniales -ingleses y españoles (en las Américas), franceses, alemanes y portugueses en África-quienes se apoderaron de esos valiosos minerales.  En su conferencia va a centrarse en las leyes y comportamientos coloniales que les hicieron perder el derecho de los pueblos indígenas sobre esos minerales (oro, plata, petróleo) y las consecuencias que han tenido  esas leyes coloniales sobre los derechos contemporáneos de esos pueblos.

  • Los europeos en América
    Carlos Martínez Shaw

    La llegada de las naves de Cristóbal Colón a América marca el inicio del proceso de instalación de los europeos en América. A los españoles les siguieron, a lo largo de los dos siglos siguientes, los portugueses, los ingleses, los franceses y los holandeses. Todos ellos tomaron contacto con poblaciones preexistentes, que fueron sometidas a su soberanía y privadas de buena parte de sus territorios. Al mismo tiempo, la ocupación territorial se vio acompañada del despliegue de un aparato institucional que, por un lado, garantizaba el dominio político, la explotación económica y la imposición de las pautas culturales de los europeos y, por otro, aseguraba la convivencia entre los propios ocupantes, el mantenimiento de los lazos con las metrópolis y la defensa de sus intereses frente a las otras potencias presentes en la región.

    Las soluciones dadas a las cuestiones suscitadas por este proceso variaron en razón de los condicionantes geográficos, de las poblaciones encontradas, del momento de la llegada, de las circunstancias de la emigración y de la cultura política de cada una de las naciones europeas. De esa manera, los rasgos comunes de un proceso de ocupación y colonización (con fenómenos globales de intercambios biológicos, agrarios, mercantiles, culturales) no bastan para dar cuenta de sus diversas variantes, muy dependientes (aunque no sólo) de los orígenes de los colonizadores, por lo que es más fácil la reconstrucción de cada uno de los modelos fundamentales que el intento de presentar unas características demasiado generales para todo el continente o de establecer unas comparaciones que siempre acaban subrayando justamente las diferencias, que llegan a darse incluso entre las diversas provincias de una misma potencia colonizadora.

  • Revoluciones y guerras revolucionarias
    Manuel Lucena Giraldo

    Las independencias de América al norte y al sur del continente fueron muy diferentes, no sólo por la existencia de un origen colonial distinto, sino por la aparición, entre 1776 y 1810,  de nuevos modelos de vinculación entre la política y la guerra.  En esta intervención, estudiaré de qué manera se transformaron los modos de hacer la revolución, el papel del terror, la organización militar y los modos de exterminio del contrario, a fin de esbozar un balance comparativo de las emancipaciones del Nuevo Mundo.

  • Historias africanas de las Américas
    Jane Landers

    La conferencia analizará las opciones políticas con las que contó la población  de origen africano -también conocidos como "criollos atlánticos"- en el período de las revoluciones atlánticas de los siglos XVI y XVII.  Se examinará la  política que desarrollaron  a través de los procesos en los que se vieron involucrados, así como  los documentos escritos que generaron. Se mostrará que estos africanos y sus  descendientes tuvieron acceso a una variada  e importante información tanto escrita como oral que les permitió tomar decisiones políticas con el fin de mantener su libertad tan duramente ganada.

    Estos" criollos atlánticos" tuvieron que luchar sucesivamente  por el rey del Congo, por el rey de Inglaterra, por el de Francia, por los jacobinos franceses, por los jefes de las tribus indígenas "muskogyu" y "seminolas" y por el rey de España. Cada cambio de alianza  requirió un análisis  y una evaluación seria de  los escenarios políticos y las posibilidades de libertad que les ofrecía cada aliado.

  • No sólo caudillos. Hispanoamérica tras la independencia
    Manuel Lucena Giraldo

    Poco antes de morir en 1830 en Santa Marta,  Simón Bolívar proclamó "quien sirve a  una revolución ara en el mar". Tan destacado protagonista de las independencias también señaló: "hemos ganado la libertad a costa de todo lo demás".  Como recogieron estas palabras, la organización de un orden civil y democrático estable tras las independencias sería una difícil tarea en la Hispanoamérica emancipada a causa de la alargada sombra de los caudillos y las tentaciones del poder personal. Sin embargo, como mostraremos en esta intervención, la pujanza de los experimentos democráticos  fue la norma y no la excepción, de modo que las ideas contemporáneas de libertad encontraron en ella adecuada expresión, justo cuando los Estados Unidos, divididos por el problema de la esclavitud, se encaminaban hacia la terrible guerra de secesión.

Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
http://www.march.es