menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Imagen del acto

Los participantes resumen su intervención

  • Tebas en Egipto. La ciudad de las cien puertas
    José Manuel Galán

    Una de las principales ciudades del antiguo Egipto fue Waset, posteriormente conocida como Tebas y sobre la que se levanta en la actualidad Luxor. Fue la principal ciudad del Alto Egipto desde el año 2000 a. C., y en varias ocasiones puede decirse que ejerció como capital del reino. Pero, sobre todo, a partir del año 1500 a. C., se convierte uno de los principales centros religiosos, provocando que el asentamiento principal creciera alrededor del gran templo de Karnak y del templo de Luxor, pues los templos eran, además, instituciones encargadas de redistribuir los bienes recaudados. En la orilla opuesta, se construyeron los grandes templos funerarios de los faraones que reinaron entre los años 1500 y el 1000 a. C. También éstos se convertirían con el tiempo en centros económicos y en auténticas fortalezas. Así, los numerosos templos de la región, con sus imponentes portones levantándose uno tras otro, marcando el camino hacia la divinidad que se alojaba en su capilla al fondo del todo, hizo que los griegos denominaran a Tebas como "la ciudad de las cien puertas". Hoy Luxor es uno de los principales atractivos turísticos de Egipto, pues sus monumentos conservan su grandiosidad original, siendo testimonio de su historia imperial y de la gran capacidad arquitectónica de los antiguos egipcios, de su peculiar estética y de su meditada simbología al servicio de sus creencias religiosas y su visión política.

  • Leptis Magna, la ciudad libia del emperador Septimio Severo
    Antonio Alvar

    Leptis Magna, situada en la costa libia cerca de Trípoli, es una fundación fenicia pero conoció su máximo esplendor durante el imperio romano y, en particular, en el s. III bajo el reinado de Septimio Severo, nacido en ella. En efecto, ese emperador la monumentalizó de manera espléndida y generosa, haciendo traer los más bellos materiales constructivos de lejanos lugares, hasta convertirla en una de las ciudades más hermosas del Mediterráneo. Sin embargo, sus habitantes apenas pudieron gozar de sus encantos más de un siglo pues diversas catástrofes naturales arruinaron el sueño del emperador africano, de modo que a finales del bajo imperio la ciudad estaba prácticamente abandonada. Poco a poco fue quedando cubierta por las arenas del desierto cercano, hasta desaparecer por completo. En el s. XVII fue reencontrada y desde entonces atrae y cautiva tanto a sus visitantes como a los estudiosos, pues es, a pesar de su azarosa existencia, uno de los enclaves arqueológicos mejor conservados del mundo romano.

  • Bizancio/Constantinopla/Estambul: la gran ciudad charnela entre Oriente y Occidente, entre la Antigüedad y el Medievo
    Manuel Bendala

    Nuestra cultura ha alimentado su autoafirmación como 'Occidental', subrayada por definición (delimitación) ante la alteridad de lo 'Oriental'. Hoy se vive intensa, dramáticamente, algo de esa dualidad. Los orígenes de la vida 'civilizada' estuvieron en Oriente, en Egipto (el Oriente de África y del Mediterráneo), y tenemos la clara percepción histórica de la nueva etapa que significó la vanguardia civilizadora que se impondría después a Occidente, en la cuenca Mediterránea, por obra fundamentalmente de Grecia y de Roma. En ellas reconocemos los cimientos de nuestra civilización Occidental.

    Pero ese proceso histórico, y el discurso que lo reproduce, topan siempre con que los dos polos que lo protagonizan no están tan definidos (limitados) ni tan aislados el uno del otro. El Oriente y el Occidente, lo 'oriental' y lo 'occidental', se hallan histórica y culturalmente más enlazados, imbricados y fundidos de lo que muestra el esquema binario que parece inicialmente triunfante en nuestras concepciones culturales. Piénsese, por ejemplo, en el importante inquilino que en esa vivienda pareada representan los fenicios, que dieron lugar a que, como nuevo ejemplo, Hispania fuera un verdadero 'Oriente en Occidente'. O en el papel de Alejandro, que llevó el Occidente a Persia y el Oriente a Grecia.

    En el puente y la imbricación de los dos horizontes geográficos y culturales, de las dos culturas, Bizancio/Constantinopla, fue una ciudad paradigma de esa realidad en la que los dos perfiles se unen en la naturaleza bipolar de un Jano bifronte. Fundada mirando a Oriente por los griegos de Mégara, tomada por los persas, recuperada por Alejandro, se integrará después en el Imperio Romano. Víctima de las luchas por el poder en su seno, quedará destruida por Septimio Severo, pero rehecha de nuevo para convertirse con Constantino, en el siglo IV, en una Nueva Roma. Se reafirma como ciudad hasta convertirse en la capital del Imperio Romano de Oriente. Y llegará a su cima ciudadana, en el siglo VI, con Justiniano. En el siglo XV, la conquista por los turcos la convirtió en la capital de Oriente a las puertas del Occidente.

    El paisaje de la imponente urbe actual ofrece todavía las huellas, brillantes y limitadas, de su compleja y extraordinaria historia. Y es un paisaje donde la vibrante convivencia de los mundos unidos y enfrentados, o viceversa, que dieron vida y color al Viejo Mundo, se hace palpable con la extrema singularidad de una ciudad irrepetible.

  • Carthago Nova. Arqueología de una metrópoli mediterránea
    José Miguel Noguera

    Cartagena es un crisol de más de dos mil doscientos años de historia y cultura en cuyo registro arqueológico se han superpuesto y entremezclado diversas ciudades en un proceso ininterrumpido desde la Antigüedad hasta el presente. La historiografía de los siglos XVI al XIX, las relevantes aportaciones de personalidades de la talla de Antonio Beltrán y Pedro San Martín en el XX y el notable desarrollo de la investigación científica y la arqueología urbana y subacuática en las tres últimas décadas, permiten que –a día de hoy– Cartagena se haya convertido en un observatorio desde el que documentar y estudiar la historia de sus sucesivas facies cartaginesa, romana, tardorromana, bizantina, medieval, moderna y aun contemporánea. En este contexto, proyectos de investigación como el acometido en el teatro augusteo, han permitido plantear el análisis de la ciudad romana bajo nuevas perspectivas. Más recientemente, el proyecto del Parque Arqueológico del Molinete, iniciado en 2008, está permitiendo estudiar una reserva arqueológica de 26000 m2 que, por estar ubicada en pleno corazón de la ciudad histórica, se ha convertido en un laboratorio privilegiado para el estudio de la historia material de Cartagena en la Antigüedad, pero también desde época medieval a la contemporánea.

    Este panorama de la arqueología urbana cartagenera ha posibilitado el descubrimiento y estudio de relevantes testimonios arquitectónicos de la ciudad romana. Algunos de ellos han sido conservados y puestos en valor por el Consorcio "Cartagena Puerto de Culturas", en tanto que la Fundación Teatro Romano de Cartagena ha impulsado decisivamente un excelente proyecto de conservación y musealización del edificio teatral romano, ya en buena parte concluido, que recientemente ha sido merecedor del prestigioso Premio Unión Europea de Patrimonio Cultural-Premios Europa Nostra 2010. Los recientes trabajos en el Molinete han sido merecedores del Premio Nacional de Restauración y Conservación de Bienes Culturales 2012. De esta forma, la actividad arqueológica y el patrimonio cultural, histórico y arqueológico de la ciudad, heredado de un esplendoroso pasado, se ha convertido en el motor de superación de la última de las grandes crisis que ha azotado la ciudad en los pasados años 90, revelando cómo el patrimonio cultural, bien gestionado y explotado, es uno de los mejores activos de una sociedad cada vez más culta que está sabiendo rescatar con orgullo su identidad como fórmula para afrontar los retos que plantea el siglo XXI.

    En la conferencia se expondrán los principales hitos y formas de la recuperación y puesta en valor de todo este patrimonio cultural, y en particular arqueológico. Se expondrá, asimismo, una visión diacrónica de la evolución histórica de Cartagena en la Antigüedad y épocas posteriores (Medievo, Renacimiento,…) desde la óptica del registro arqueológico, incidiendo de manera particular en el análisis de diversos argumentos concernientes a la ciudad púnica de finales del siglo III a.C., fundada por los Barca de Cartago para servir de capital al protectorado político-militar de Iberia; a la urbe romano republicana y sus primeros grandes equipamientos urbanos y arquitectónicos, derivados en buena medida de la intensiva explotación del territorio circundante; y a la ciudad de época cesariano-augustea y la de los siglos I y II, que nombró patronos entre los grandes personajes del Estado romano y emprendió la construcción de un vibrante programa urbanístico y arquitectónico, entre los cuales destacada el foro y el teatro. El registro arqueológico nos permitirá recorrer también algunos hitos destacados de la ciudad tardorromana y renacentista, centrándonos en particular en su conversión de base naval de la flota de la monarquía Hispánica y en la dotación de un nuevo y elaborado sistema de murallas. Todo ello analizado desde la óptica de la vocación mediterránea caracterizadora del devenir histórico de la ciudad.

  • Pérgamo. El trono de Satán
    Miguel Ángel Elvira

    Pérgamo, el templo de Satán. Como capital de los Atálidas, la ciudad-fortaleza de Pérgamo fue, durante más de un siglo, la urbe más bella del Mediterráneo, con sus palacios, templos y gimnasios en amenas terrazas. Además, los sabios de su biblioteca inspiraron a unos escultores de primer orden para crear el Altar de Zeus, tan alabado por griegos y romanos como odiado por los cristianos primitivos.

Vídeos
Ver vídeo: Enero-Mayo 2014
Ver vídeo: Tebas: la ciudad de las cien puertas
Ver vídeo: Leptis Magna, la ciudad libia del emperador Septimio Severo
Ver vídeo: Bizancio/Constantinopla/Estambul: la gran ciudad charnela entre Oriente y Occidente, entre la Antigüedad y el Medievo
Ver vídeo: Carthago Nova. Arqueología de una metrópoli mediterránea
Ver vídeo: Pérgamo. El trono de Satán
Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
http://www.march.es