menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Poética y Teatro

Lluís Pasqual

21 y 23 febrero 2012
Imagen del acto

Lluís Pasqual, visto por Luciano García Lorenzo

LLUÍS PASQUAL: EL TEATRO COMO METÁFORA DE LA VIDA

Lluís Pasqual nació en Barcelona (1951), como tantas otras personas que resultan indispensables para explicar adecuadamente lo que ha sido el teatro español de las últimas décadas. Hoy, en plena madurez, Pasqual es también uno de los directores más reconocidos internacionalmente y es posible, con Calixto Bieito, el de mayor presencia sobre todo en Europa.

Efectivamente, Pasqual ha pasado no pocos años de su vida con responsabilidades de carácter internacional y, entre esas encomiendas, debe tenerse muy en cuenta la que le llevó durante cinco años a ser director en París del Teatro del Odéon. Esa actividad fuera de España se completa con montajes en muy diferentes ciudades de Italia, Rusia, Francia, etc., y también los dos años en que Pasqual dedicó sus esfuerzos y su saber a la Bienal de teatro de Venecia (1995-1996). En el extranjero también deben recordarse los montajes que llevó a cabo en América, como ocurrió a finales de los años noventa al dirigir varios espectáculos en el Teatro San Martín de Buenos Aires.

Pero antes y después de estos encargos, Pasqual lleva a cabo una excelente labor de dirección escénica fundamentalmente en tres ciudades: Barcelona, Madrid y Bilbao. En la capital catalana inicia su actividad desde muy joven con compañías como La Tartana y Teatre Studi, pero es la fundación del Teatre Lliure lo que convertirá a Pasqual en hombre imprescindible a la hora de estudiar la labor escénica en la España de las últimas décadas. Al Lliure ha vuelto recientemente Pascual, teniendo antes responsabilidades en Madrid como director durante buena parte de la década de los ochenta del Centro Dramático Nacional (CDN), en una etapa que conoció el despegar, por muchas razones, de la escena española que, en gran parte, seguimos viviendo en estos momentos. Por lo que se refiere a Bilbao, e inmediatamente antes de reincorporarse al Lliure, Pasqual dirigió el Teatro Arriaga, espacio emblemático por excelencia de la capital vasca. En fin, la brevedad exigida por esta nota no permite detenernos, como justo sería, en otra de las pasiones de nuestro director, la ópera, en la cual ha conseguido merecido reconocimiento con puestas en escena en Madrid, diversas ciudades europeas y también en Barcelona, donde, por otra parte, fue codirector del Gran Teatro del Liceo durante más de dos años.

Lluís Pasqual ha elegido muchos autores y, en consecuencia, muchos textos para llevar a cabo sus montajes –desde Lope y Calderón a Shakespeare, desde Chéjov o Pinter a Peter Handke–, pero queremos destacar la especial atracción que siempre ha tenido por Federico García Lorca. Cualquier aficionado a la escena recordará su, por otra parte discutido, montaje de El público durante la etapa al frente del CDN. Esta puesta en escena, junto a otros títulos como El Caballero de Olmedo en el Festival de Aviñón o Luces de bohemia en el Odeón, son referencias, mínimas pero precisas, de la labor de Pasqual, sobre todo con textos de autores españoles de diferentes épocas. Una labor a la que siempre estuvo unido, de una manera muy cercana, Fabià Puigserver, el cual entendía el teatro como en no pocas ocasiones lo ha definido Pasqual: una maravillosa metáfora de la vida.

Vídeos
Ver vídeo: Lectura dramatizada de <em>Como canta una ciudad de noviembre a noviembre</em> de Federico Garc&iacute;a Lorca, en &quot;Po&eacute;tica y Teatro&quot;
Ver vídeo: Resumen de su conferencia
Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
http://www.march.es