Cine mudo

Género policíaco

17 y 18 octubre, 7 y 8 noviembre, 12 y 13 diciembre 2014, 16 y 17 enero, 13 y 14 febrero, 6 y 7 marzo, 17 y 18 abril y 29 mayo 2015

La narrativa policial moderna nace con las investigaciones del detective amateur Auguste Dupin, creado por Edgar Allan Poe en 1841, y conoce su auge con Sherlock Holmes, ideado por Arthur Conan Doyle en 1887. La Revolución Industrial impulsó el desarrollo de las grandes ciudades en el siglo XIX, en las que se agazapaba la delincuencia y el crimen y en cuyo contexto las relaciones humanas se despersonalizaron. En esta situación, en cada callejón podía asaltar el peligro y un vecino podía ser un criminal en potencia. No es raro que Dupin operara en París y Holmes en Londres, las dos ciudades más populosas entonces en Europa. El cine heredó muy tempranamente el temario asociado a la ideología de la inseguridad y, en el catálogo de la productora Pathé de 1901, se aconseja cortar, en las proyecciones a las que asistieran niños, la última escena de Historia de un crimen, en la que se ejecutaba por guillotina al atracador de un banco y asesino de su guarda. Se consideraba que la escena, aunque de una torpe guardarropía propia del cine primitivo, era excesivamente cruel e impactante para el público infantil.

El cine, como la literatura, diversificó sus temas y tratamientos en este ámbito temático. Existieron películas de detectives perspicaces y películas de criminales extravagantes, como los protagonistas de Víctima de la ciencia y de Las manos de Orlac, dos películas programadas en este ciclo. A veces se inspiraron en personajes reales, como en el británico Jack el Destripador, cuyo reflejo se percibe en El enemigo de las rubias, de Alfred Hitchcock, que también se verá en el ciclo. Y a partir de 1927, con La ley del hampa –título también incluido en el programa–, se entronizó la figura del gangster, que en ocasiones será presentado con un perfil de rebelde social con aura romántica. Pero tardaría unos años en aparecer la modalidad llamada “cine negro” y que nacería con el cine sonoro, en el alba de la II Guerra Mundial, aunque sus novelistas precursores –Dashiell Hammett, Raymond Chandler– despuntaron en los años del tránsito del cine mudo al sonoro.

Las columnas maestras en las que se asienta este vasto género son el delito –con mucha frecuencia el asesinato–, el enigma de su autoría, y la angustia producida por la amenaza potencial de un peligroso delincuente que campa en libertad al amparo de las sombras urbanas. Sobre estos tres motivos se tejen y destejen las intrigas, que pueden transcurrir en la elegante alta sociedad (como La marca del fuego), o en un viejo caserón (como El legado tenebroso), en el mundo vistoso del espectáculo circense (como Varieté), o en el inquietante mundo de los experimentos de hipnotismo (como El gabinete del doctor Caligari), películas, todas ellas, incluidas en este ciclo.

Román Gubern (coordinador del ciclo)

Vídeos
Ver vídeo: Octubre-diciembre 2014
Ver vídeo: Presentación de El gabinete del doctor Caligari (1919), dentro del ciclo "Género policíaco"
Ver vídeo: Presentación de La marca del fuego (1915) dentro del ciclo "Género policíaco"
Ver vídeo: Presentación de Víctima de la ciencia (1920) dentro del ciclo "Género policíaco"
Ver vídeo: Enero-Mayo 2015
Ver vídeo: Presentación de El enemigo de las rubias (1926) dentro del ciclo "Género policíaco"
Ver vídeo: Presentación de Las manos de Orlac (1925) dentro del ciclo "Género policíaco"
Ver vídeo: Presentación de Varieté (1925) dentro del ciclo "Género policíaco"
Ver vídeo: Presentación de La ley del hampa (1927) dentro del ciclo "Género policíaco"
Ver vídeo: Presentación de El legado tenebroso (1927) dentro del ciclo "Género policíaco"