Rafael Canogar Intellectual Autobiography

Rafael Canogar

  1. The event took place on
Rafael Canogar in dialogue with Víctor Nieto Alcaide

The painter, sculptor and engraver Rafael Canogar, the co-founder of the group El Paso and winner of the Premio Nacional de Artes Plásticas in 1982 and the Premio Nacional de Arte Gráfico in 2011, will take us on a journey through his life and creative works with the art historian Víctor Nieto Alcaide, who describes him as follows: “For Canogar, art is precision, reflection, the projection of a theoretical rationality.”

Multimedia

  1. Rafael CanogarRafael Canogar

    (Toledo, 1935) Comenzó a pintar como discípulo de Daniel Vázquez Díaz, formándose en las coordenadas del neocubismo figurativo. Pronto inició su evolución hacia el informalismo, lo que le llevará a convertirse en uno de los jóvenes fundadores, en 1957, del grupo El Paso –junto a Antonio Saura, Manuel Millares y Luis Feito, entre otros–. En 1960 participó en las exposiciones que el MOMA y el Museo Guggenheim de Nueva York dedicaron a la joven pintura española. Seguirá vinculado al expresionismo abstracto hasta 1963, momento en que dará paso a un arte figurativo próximo al realismo comprometido. A mediados de los setenta retomará una abstracción que, desde entonces, lo ha llevado de las formas próximas al cubismo, al collage y al retorno a la gestualidad.

    Ha sido miembro de la Junta Directiva del Círculo de Bellas Artes de Madrid, del Consejo Asesor de la Dirección General de Bellas Artes del Ministerio de Cultura, del Patronato del Museo Nacional de Arte Contemporáneo y vocal del Consejo de Administración del Patrimonio Nacional. Es Chevalier de L'Ordre des Arts et des Lettres del Ministerio de Cultura de Francia y doctor honoris causa por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

    Entre sus reconocimientos se encuentran el Gran Premio de la Bienal de São Paulo (1971), el Premio Nacional de Artes Plásticas (1982), el Premio Tomás Francisco Prieto (2002), la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (2003), el Premio Artes Plásticas de la Cultura de la Comunidad de Madrid (2005) y el Premio Nacional de Arte Gráfico (2011). Desde 1998 es miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

  2. Víctor Nieto AlcaideVíctor Nieto Alcaide

    (Madrid, 1940) Ha sido profesor en la Universidad Complutense de Madrid, Universidad de La Laguna y Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid. Desde 1981 es profesor en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), donde actualmente es catedrático emérito de Historia del Arte.

    Su labor investigadora se ha centrado en el estudio de la vidriera española, el arte renacentista y el arte contemporáneo; en títulos como La luz, símbolo y sistema visual (1978), El Renacimiento: formación y crisis del modelo clásico (1980, con Fernando Checa), Arquitectura del Renacimiento en España, 1488-1599 (1989, con Alfredo J. Morales y Fernando Checa), Arte Prerrománico Asturiano (1989), La vidriera española: ocho siglos de luz (1998) por el que resultó ganador del Premio Nacional de Historia de España en 1999, El Arte del renacimiento (1996), El Descendimiento de Van der Weyden (2003) y Tintoretto (2006). Desde 2002 es miembro de número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

    En 2001 fue comisario de la exposición Canogar, cincuenta años de pintura en el Museo Nacional Reina Sofía; asimismo en 2006 publicó el libro Rafael Canogar: el paso de la pintura.

Rafael Canogar es uno de los pintores españoles que ha desarrollado una de las actividades más intensas en el campo de la vanguardia. Desde sus obras iniciales, se inclinó por la modernidad que tuvo, en los años cincuenta, con su experiencia en el Informalismo y la creación del grupo El Paso, una de sus manifestaciones más radicales.

Canogar ha sido un artista que a lo largo de toda su trayectoria ha estado en un constante proceso de cambio y renovación. Desde sus obras figurativas de carácter crítico que sucedieron a su etapa informalista hasta su vuelta a la abstracción, su pintura ha tenido como argumento la idea de una renovación permanente. Los cambios del color, las distintas valoraciones del juego de la forma, desde las más expresivas del Informalismo a las estructuras ordenadas y construidas, de sus obras posteriores, Canogar ha realizado una pintura que ha escrito una historia de la evolución de la vanguardia desde los años cincuenta hasta hoy. Conservando siempre su impronta personal, todas estas etapas conforman lo que se ha denominado “las pinturas de Canogar”.