Christina, Queen of Sweden in the Arcadia Thematic Fridays Music at the Courts of the Ancien Régime

Christina, Queen of Sweden in the Arcadia

  1. The event took place on
Ensemble Aurora. Enrico Gatti and Rosella Croce, violin. Gaetano Nasillo, cello. Anna Fontana, harpsichord
Bernardo J. García, presentation

Christina, Queen of Sweden was a patron of philosophers and artists. After renouncing the throne, the “Minerva of the North” settled in Rome and founded the Academy of Arcadia, a mythical meeting place for intellectuals, including composers such as Alessandro Scarlatti, Bernardo Pasquini and Arcangelo Corelli.

Multimedia

      1. Arcangelo Corelli (1653-1713)
      1. Sonata en trío en Sol mayor Op. 1 nº 9
      1. Alessandro Stradella (1639-1682)
      1. Sinfonía en trío en Do mayor (del Oratorio "La Susanna")
      1. Bernardo Pasquini (1637-1710)
      1. Partite diverse di Follia per cembalo solo
      1. Alessandro Stradella
      1. Sinfonía en trío en Re menor para violín, violonchelo y bajo continuo
      1. Arcangelo Corelli
      1. Sonata en trío en Fa mayor Op. 1 nº 1
      1. Carlo A. Lonati "Il Gobbo" (1645-1720)
      1. Sonata en Re mayor nº 11 para violín discordante y bajo continuo
      1. Alessandro Scarlatti (1660-1725)
      1. Concierto en Fa mayor nº 3

  1. Ensemble AuroraEnsemble Aurora

    Inspirado por Eos, la diosa de los dedos rosados, el Ensemble Aurora fue fundado en 1986 por Enrico Gatti y otros músicos expertos en el estudio y la interpretación del legado musical italiano. En un momento en que la sonoridad de la música antigua está adquiriendo una fisionomía nerviosa y rítmica, el Ensemble Aurora ha basado su sonido en la investigación de las características más peculiares de la estética de los siglos XVII y XVIII: la imitación de la naturaleza y de la voz humana en sus dinámicas, pronunciación y articulación.

    Al margen de numerosos programas instrumentales, conciertos con cantatas profanas, lamentaciones de Semana Santa, el conjunto ha interpretado los oratorios La Susanna y San Giovanni Battista de Stradella y el Stabat Mater de Boccherini en colaboración con cantantes como Roberta Invernizzi, Gian Paolo Fagotto, Gemma Bertagnolli, Gloria Banditelli, Guillemette Laurens, Jill Feldman, Roberta Mameli o Lavinia Bertotti. El grupo ha actuado en Europa, Estados Unidos, Sudamérica y Japón.

    El Ensemble Aurora ha grabado para Tactus, Symphonia, Arcana y Glossa, realizando algunos primeros registros mundiales. Ha ganado en dos ocasiones el Premio Internacional Antonio Vivaldi a la mejor grabación de música instrumental italiana en 1993 y 1998, y ha obtenido varias veces el Diapason d’or, en particular por sus grabaciones con obras de Corelli.

  1. Bernardo J. GarcíaBernardo J. García

    Es Licenciado en Geografía e Historia (1987) y Doctor en la especialidad de Historia Moderna por la Universidad Complutense de Madrid (1994). Su tesis sobre La Pax Hispanica: política exterior del duque de Lerma fue publicada en Lovaina (1996). Desde 2008 es profesor titular del Departamento de Historia Moderna de la Universidad Complutense, donde fue becario FPI, y trabajó como Profesor Asociado. Pertenece al Instituto del Teatro de Madrid y dirige la revista Pygmalion; es Académico correspondiente de la Real Academia de la Historia (desde 2007); y coordina las actividades científicas y académicas de la Fundación Carlos de Amberes (desde 1997). Fue investigador Ramón y Cajal (2004-08) en esta institución. Como responsable de la programación de su Centro de Estudios, ha organizado una veintena congresos y seminarios internacionales, asumiendo la edición científica de sus resultados en monografías especializadas (serie Flandria y serie Leo Belgicus). Ha coordinado el proyecto cultural y científico del programa Cultura 2000 de la Comisión Europea (2004-2005) sobre El arte flamenco en la ruta atlántica del azúcar (con tres exposiciones en Madrid, Gante y Santa Cruz de La Palma, y un congreso internacional en la Universidad de Lisboa). Ha sido comisario científico de exposiciones: El final de la Guerra de Flandes (1998); El Madrid de Velázquez y Calderón (2000); Tiempo de paces (2009-2010) y En nombre de la paz 1713-14, del Programa Cultura 2007-2013 de la Comisión Europea y parte de un ciclo entre España, Países Bajos, Alemania y Suiza (2013-2014); y colabora con la exposición Tratado de Paz, para Donostia-San Sebastián 2016 Capital Europea de la Cultura.

La heredera del León del Norte, Gustavo Adolfo II, fallecido en la incierta batalla de Lutzen en 1632, era una niña de apenas cinco años. Asumió su regencia el canciller Axel Oxenstierna, que supervisó su formación junto con el obispo Johannes Mattiae Gottus, mostrando desde muy joven su destreza para el aprendizaje de los idiomas, sus inquietudes intelectuales y filosóficas, y su pasión por la historia y las artes. Suecia empezaba a abrirse al mundo con su implicación en la gran Guerra europea de los Treinta Años. En 1644 accedió al trono, y su breve reinado de apenas una década se definió por los esfuerzos de pacificación que la corona sueca promovió activamente en el Báltico y en Westfalia. Fueron los años de acercamiento a la monarquía española a través de diplomáticos como Antonio Pimentel, cuya relación personal inmortalizaron biógrafos, novelas y películas. Esta inteligente y vivaz reina luterana decidió abdicar y convertirse al catolicismo en 1654. Desde entonces abandona su vida en el Palacio Viejo de Estocolmo y empieza un periplo que la llevará por distintas cortes europeas y la convertirá en protagonista de varios proyectos dinásticos afines a los intereses de España, Francia o del papado.

Donde Cristina encontró su propia Arcadia feliz, y donde pudo realizar sus mayores proyectos culturales y artísticos, fue en Roma, una de las urbes más vitales de la creación musical de la época. El salotto dell’Arcadia era la tertulia que bajo su patrocinio congregaba a poetas, músicos y escritores. Protegida por varios pontífices y cardenales creó la Accademia Reale muy ligada también a la música, patrocinó el Teatro de Tordinona y la producción de óperas, serenatas y conciertos, manteniendo una activa correspondencia con filósofos, escritores y agentes artísticos que le permitió formar una magnífica biblioteca y una rica colección de pinturas, esculturas y otras excelentes obras de arte. Su residencia en Palazzo Riario adquirió fama universal y, de hecho, ella era conocida como la Regina di Roma. Las memorias de Cristina de Suecia nos brindan un testimonio personal muy valioso de sus percepciones y gustos. Especial mención merece su mecenazgo a músicos como Alessandro Scarlatti, Arcangelo Corelli, Alesandro Stradella o Filippo Acciaiuoli.