Culture and power in the soviet's Russia Lecture Series

Culture and power in the soviet's Russia

  1. The event took place on
Ricardo Martín de la Guardia

Multimedia

  1. Ricardo Martín de la GuardiaRicardo Martín de la Guardia

    (Madrid, 1964) Es catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Valladolid, donde ha sido director del Instituto Universitario de Estudios Europeos (centro de Excelencia Jean Monnet) de 2009 a 2013.

    Ha sido becario del Instituto de Cooperación Iberoamericana, del Deutscher Akademischer Austauschdienst y del Ministerio de Asuntos Exteriores, ambos de la República Federal de Alemania, y de los Ministerios de Asuntos Exteriores austriaco e italiano. Senior Visitor y Senior Associate Member del Centro de Estudios Europeos de Saint Antonys College, de la Universidad de Oxford, y en varias ocasiones, Salvador de Madariaga Fellow del Ministerio de Educación y Cultura en el Instituto Universitario Europeo de Florencia.

    Sobre las relaciones internacionales y la Unión Soviética es autor, coautor o coordinador de una treintena de libros y varias decenas de artículos y capítulos de libros. Entre los libros se encuentran La Unión Soviética: de la perestroika a la desintegración (1995), La URSS contra las Comunidades Europeas. La percepción soviética del Mercado Común (1957-1962) (2005), La Europa báltica. De repúblicas soviéticas a la integración en la Unión Europea (1994-2004) (2010), Chechenia, el infierno balcánico (2012), 1989, el año que cambió el mundo (2012), El europeísmo, un reto permanente para España (2015) y Konrad Adenauer. Artífice de una nueva Alemania, impulsor de una Europa unida (2015).

La toma del poder por los bolcheviques en octubre de 1917 provocó una gran convulsión en todos los órdenes de la vida de Rusia. En una sociedad muy poco alfabetizada, el mundo de la cultura había estado vinculado, de una u otra manera, a una élite que, por su inspiración ilustrada, hubiera preferido una evolución del imperio hacia formas democráticas antes que hacia una ruptura total con el pasado. Esto explica que entre 1918 y 1924, en plena guerra civil, un gran número de intelectuales abandonaran los grandes centros culturales de Moscú y San Petersburgo hacia el campo o, directamente, emigrara al extranjero –sobre todo, a Berlín– en busca de un ambiente más tranquilo para el desarrollo de su trabajo. Aun cuando durante ese periodo la censura no actuó de forma tajante, la muerte de Lenin y la llegada de Stalin al poder en los últimos años veinte iban a suponer un salto cualitativo en el camino hacia la construcción de una cultura proletaria, un proyecto que en la práctica llevaría en 1934 a la imposición del realismo socialista, de acuerdo con unos códigos y reglas de creación estrictamente fieles a los dictados del Partido.

Antes, incluso, que en otros campos del pensamiento, todas las nuevas condiciones políticas y socioeconómicas surgidas al calor de los acontecimientos revolucionarios cincelaron la vida y la obra de los escritores, herederos de su tiempo cuando no víctimas de él. A pesar de ello, ni siquiera el Gulag pudo erradicar el pulso creativo de la poesía.

Figes, O. (2002), El baile de Natacha: una historia cultural rusa, Edhasa: Barcelona, 2006.
Meyer, J. (1997), Rusia y sus imperios, 1894-2005, Tusquets: Barcelona, 2007.
Schlögel, K. (2008), Terror y utopía. Moscú en 1937, Acantilado: Barcelona, 2015.
Service, R. (1997), Historia de Rusia en el siglo XX, Crítica: Barcelona, 2000.
Waegemans, E. (1999), Historia de la literatura rusa, Ediciones Internacionales Universitarias: Madrid, 2003.