Clarinet & piano recital Lunchtime Concerts

Clarinet & piano recital

  1. The event took place on
Dúo "Johannes Brahms" . Vicente Ferrer Cabaleiro, clarinet. Álvaro Guijarro, piano

B. BARTÓK compuso la Sonatina para piano, una de sus obras más populares, en 1915 basándose en el folklore de Transilvania. De hecho, el propio autor la orquestó en 1931 con el título de Danzas de Transilvania. El Final, sin alusiones concretas, es tan explícito como el primer tiempo (Tocadores de gaitas) o el segundo (Danza de osos).

P. HINDEMITH compuso la Sonata para clarinete y piano en Si bemol mayor entre el 21 y el 28 de agosto de 1939. Consta de cuatro movimientos, con un Scherzo intercalado entre el primer Allegro y el tiempo lento -el cual es la cima de la obra-, y con un Pequeño rondó como final. Contemporánea de Nobilissima Visione, quizá pueda achacarse a ello el calado expresivo que la caracteriza, superior al de otras sonatas para instrumentos de viento del autor.

W. LUTOSLAVSKY, el gran maestro de la música polaca contemporánea, es más conocido por su importante obra sinfónica y concertante que por la camerística. Los Cinco Preludios de danza, de 1953, fueron escritos para clarinete y piano aunque un par de años después los adaptó para conjunto de cámara. Se basan en estilizaciones de danzas populares y están muy lejos de su etapa de madurez.

M. CASTILLO, el gran maestro sevillano, compuso Orippo, Recitativo y Allegro para clarinete y orquesta de cuerda, en 1991. La versión para clarinete y piano es del propio autor.

S. MARINÉ, el excelente pianista madrileño nacido en Granada, es también un excelente compositor que ha visto estrenadas todas sus obras. La que hoy se interpreta, Nus (Desnudos), escrita en 1991, vuelve a la idea del último de los Tres cuentos musicales para niños (1988), donde un clarinete y un fagot, por causa de un antiguo maleficio, acababan separándose. Ahora, clarinete y piano "retoman el mismo tema y nunca dejan de tocar juntos, de complementarse o de acompañarse."