Cello & piano recital Lunchtime Concerts

Cello & piano recital

  1. The event took place on
Géza Szabó, cello. Javier Puché Cabeza, piano

    El repertorio de un instrumento está formado por las obras originales que los compositores le dedican, las que los compositores mismos permiten aunque el original esté destinado a otros conjuntos, o la que los intérpretes adaptan escogiendo obras de otros repertorios. De todo ello hay ejemplos en este recital.

FRESCOBALDI fue el gran renovador del órgano en la época del Manierismo y del primer Barroco. Una de sus Tocatas organísticas fue "reconvertida" en obra para violonchelo y piano por el gran violonchelista catalán Gaspar Cassadó.

WEBER, el gran compositor alemán del primer Romanticismo, compuso el Adagio y Rondó Op. 115 en 1811 para armonicordio (piano sostenente) y orquesta, aunque fue publicado postumamente en Leipzig en 1861 para armonio y orquesta. Piatigorsky, el gran violonchelista ruso-americano firmó esta versión.

R. SCHUMANN compuso en 1849 el Adagio y Rondó Op. 70 para trompa y piano, pero en la edición permitió que fuese interpretado al violonchelo e incluso al violín.

CHAIKOVSKY escribió en 1887, durante su estancia en Aquisgrán, la "Pieza caprichosa" para violonchelo y orquesta, muy en la línea técnica de las Variaciones sobre un tema rococó Op. 33. El mismo compositor editó la versión para violonchelo y piano.

FAURÉ es autor de muy bellas canciones, algunas de las cuales han sido convertidas en "romanzas sin palabras" tocadas por diversos instrumentos. Après un rêve es de 1878 y una de las más famosas. Papillon es de 1897, y el propio autor la transcribió para quinteto de cuerdas y para violín y piano. El gran Pablo Casals las tocó muchas veces en arreglo propio.

MIGUEL PÉREZ, formado en el Conservatorio Superior de Málaga y ganador ya de diversos premios, escribió esta obra para conmemorar el centenario de Lorca y la estrenó en Málaga en junio de 1998.

A. PIAZZOLA construyó toda su vida musical alrededor del tango, con el que recorrió todos los niveles de la música: desde la popular y bailable hasta la de concierto. El gran tango es original para violonchelo y piano, y también fue dedicado, como las obras de Britten, al gran virtuoso ruso Rostropovitch.