Chamber-music recital Lunchtime Concerts

Chamber-music recital

  1. The event took place on
Cuarteto de Saxofonistas de Madrid . Eloy Gracia, José Peñalver, Enrique de Tena and Martín Bravo, saxophon

REBER, profesor de composición del Conservatorio de París y autor de un influyente Tratado de armonía (1862), defendió con severidad las normas clásicas en tiempos de gran ebullición, como lo demuestra en su Berceuse de 1901 para violín o violonchelo y piano, objeto de muchas transcripciones.

RIVIER fue también profesor de composición del Conservatorio de París en 1947 y siguió en su música la estela de Ravel, Roussel o los primeros ballets de Stravinsky. Grave y Presto es original para cuarteto de saxofones, de gran dificultad y virtuosismo.

FLORENZO es norteamericano e introduce en sus composiciones ritmos y aires del folklore urbano con brillantez y eficacia.

BOUCARD sigue como buen francés la tradición saxofonista de su país y en su Cuarteto-Sinfonía demuestra un perfecto conocimiento de las posibilidades del conjunto.

FRANÇAIX es el compositor más conocido de los incluídos en este concierto y uno de los más precoces de su generación en Francia. Discípulo de Nadia Boulanger y dotado de gran facilidad para componer, escribió en 1935 un Pequeño cuarteto para saxofones y esta Serenata cómica de indudable belleza y eficacia.

ABELLÁN, saxofonista murciano y profesor de armonía, nos propone en esta obra tres impresiones que le suscitaron las noticias sobre el 23-F.

DE TENA, miembro del Cuarteto y compositor, es probablemente el autor español con más obra para el saxofón en múltiples combinaciones.

DEL RÍO, guitarrista nacido en Jaén y formado en el Conservatorio de Madrid, plasma en esta obra su evocación a la tierra natal y la de la guitarra por medio de otros instrumentos tan distintos.

ITURRALDE, el saxofonista navarro de proyección internacional en el mundo del jazz, fue también profesor en el Conservatorio de Madrid y es autor de numerosas obras en las que entronca la tradición clásica de la música escrita con la improvisatoria típica del jazz. Pequeña Czarda surgió para saxo y piano pero conoce varias versiones hechas por el autor, como la que hoy se interpreta: Es una inteligente evocación del mundo de la música de salón.