Chamber-music recital Lunchtime Concerts

Chamber-music recital

  1. The event took place on
Grupo Valentia de Lladró . Benjamín Scherer Quesada, violin. Aroa Sorin, viola. Javier Gómez Madrigal, cello. Jesús Gómez Madrigal, piano

BEETHOVEN compuso entre 1796 y 1798 los tres últimos de sus cinco Tríos para cuerda, publicados por Traëg en Viena en 1798 como Op. 9. Luego se desinteresó por el género, prefiriendo el Cuarteto de cuerdas o el Trío con piano. De todos modos, el autor consiguió en los Tríos Op. 9 un notable adelanto camerístico, una mejora en las relaciones entre los instrumentos y se mostraba muy orgulloso de ellos, como lo manifiesta en la dedicatoria al conde Browne, a quien ofrece "la mejor de sus obras" como "el primer mecenas de su musa".
El Trío nº 4 en Re mayor es el más idílico de los que forman la Op. 9, al menos en sus tres primeros movimientos, porque en el último prefiere una terminación más rotunda, un estilo más popular.


BRAHMS compuso el primero de sus tres Tríos para piano, violín y violonchelo (y su primera obra camerística) entre 1853 y 1854, con 21 años, en el momento en que conoció a Clara y Robert Schumann. Pero muchos años después, en 1891, lo revisó por consejo del profesor Hanslick, y al parecer con bastante profundidad, así que lo que generalmente se escucha no es exactamente "una obra de juventud", aunque tiene aún mucho sabor e ímpetu juvenil. Lo que sí demuestra ya el autor, que tantas obras de cámara verdaderamente gloriosas escribiría en el futuro, es un perfecto dominio de las formas clásicas y una rica imaginación con tendencias a la melancolía otoñal.