Harpsichord recital Lunchtime Concerts

Harpsichord recital

  1. The event took place on
Laura Dearmas, harpsichord

H. PURCELL, el "Orfeo inglés" que tanto lustre dió a la Real Capilla de su país y a las escenas londinenses, es tambien autor de una amplia obra para tecla, aunque a menudo se trata de transcripciones de obras suyas o incluso de otros autores. Ya en los manuscritos de su época algunos coleccionistas las agruparon por tipos de danzas, o por tonalidades a la manera de la suite barroca continental.
J. BULL fue un excelente compositor inglés de la época isabelina activo también en Holanda y en Flandes, muriendo en Amberes. Aunque fue organista profesional en catedrales, universidades y en la Capilla Real, brilló sobre todo en los cordófonos de tecla, como el virginal y el clave. Para el teclado compuso Preludios, Fantasías, Variaciones, diversos tipos de Danzas y Grounds, es decir, obras sobre un bajo ostinado: Ese es el caso de La caza del Rey, K. 125.

La Fantasía cromática y Fuga de J. S. BACH es obra probablemente escrita entre 1717 y 1723 en Köthen, pero terminada más tarde en Leipzig. La fantasía, de gran libertad formal, hace excelente contraste con la fuga, mucho más ceñida a un orden preestablecido. Ambas practican el género cromático, es decir, escalas con semitonos cromáticos. Estos semitonos eran empleados con toda normalidad en contextos generalmente diatónicos, pero en esta ocasión - y en otras muchas-  son utilizados de manera reiterativa para conseguir un especial estado de tensión.
F. COUPERIN, el miembro más ilustre de una familia de músicos franceses, compuso cuatro libros de piezas para el clave, subdivididos en "órdenes" o suites. Casi todas las piezas tienen un título alusivo a su contenido, pero admiten tambien una lectura no descriptiva; entre otras razones, porque a veces no hemos logrado saber muy bien qué quieren decir.
El fraile jerónimo A. SOLER, catalán pero activo muchos años en el monasterio de El Escorial, fue uno de los discípulos de D. Scarlatti y continuador de su estilo, que no desconoce sin embargo la tradición hispánica, en sus numerosas Sonatas. En el Fandango rinde culto a la danza española más popular del XVIII, que sonará en óperas como Las bodas de Figaro de Mozart o en Quintetos como el célebre de Boccherini, sin o con guitarra.