Recital de música de cámara Lunchtime Concerts

Recital de música de cámara

  1. The event took place on
Trío Dhamar . David Santacecilia, violin. Eduardo Soto, cello. Isabel Puente, piano

El madrileño Enrique FERNÁNDEZ ARBÓS comenzó siendo un excelente violinista, época en que formó parte de un Trío con Albéniz y Rubio, y luego fue un excelente director de orquesta, ligado múltiples años a la Orquesta Sinfónica de Madrid - hoy titular del Teatro Real- , a la que muchos conocen como "Orquesta Arbós". Orquestó con éxito algunas obras de la Suite Iberia de Albéniz, y fue discreto compositor. Las Piezas españolas que vamos a escuchar incluyen ritmos tan populares y tan nuestros como el bolero y las seguidillas gitanas, así como una elegante y sugerente habanera en la que combina fragmentos de gran sentido rítmico con otros de contenido puramente melódico, siempre bajo la forma rítmica que caracteriza tan típicamente a esta bella y conocida forma musical. Es, nada más y nada menos, buena "música de salón".
T. HOSOKAWA nace en Hiroshima y estudia composición y piano en Tokyo. En 1976 viaja a Berlín donde amplía estudios en la Hochschule der Künste. Ha ganado numerosos premios de composición y es uno de los compositores japoneses más destacados de su generación. El trío Memory, estrenado en Kyoto en 1996, está compuesto en memoria de su maestro Isang Yun.
BEETHOVEN compuso en 1794 y publicó en 1795, como Op. 1, tres tríos con piano. El Trío en Do menor, Op. 1/3, es sin duda el más conocido de esta primera serie dedicada al príncipe Lichnowsky y el que el compositor apreciaba más. La tonalidad en Do menor (la que luego empleará en, por ejemplo, la Sonata Patética o en la Quinta Sinfonía) indica predilección por sentimientos dolorosos y expresivos. En el segundo tiempo, un Andante cantabile en Mi bemol mayor con cinco variaciones y una coda conclusiva, hace gala de buen oficio pero aún lejos de la maestría que conseguirá en el género. El Menuetto es también un auténtico Scherzo, lejano de los melindres galantes de la danza. Y el Prestissimo final hace alarde de una intensidad rítmica y expresiva que demuestra la originalidad de un nuevo lenguaje. Pocas Opus 1 de un compositor son ya tan maduras y personales, a pesar de todas las influencias.

      1. Enrique Fernández Arbós (1863-1939)
      1. Tres Piezas españolas, Op. 1
      1. Toshio Hosokawa (1955)
      1. Memory
      1. Ludwig van Beethoven (1770-1827)
      1. Trío en Do menor Op. 1 nº 3