Recital de violín y piano Music on Sundays

Recital de violín y piano

  1. The event took place on
Alberto Menchen, violin. Antonio Ortiz, piano

Violín y piano
Alberto  Menchen, violín
Antonio Ortiz, piano

Obras de Ludwig van Beethoven,  Maurice Ravel y Piotr I. Chaikovsky

  1. Alberto Menchen

    Nacido en 1986, comenzó sus estudios con Galina Guenkina hasta su ingreso en la Escuela “Reina Sofía” en la clase de Zakhar Bron, Serguei Fatkulin y José Luis García Asensio. En la actualidad estudia en París con Boris Garlitsky y con el cuarteto “Isbylia” del que es primer violín. Recibe consejos de Vladimir Mendelssohn en el CNSMDP. Ha ganado numerosos concursos nacionales a una temprana edad y también ha sido premiado en concursos internacionales, entre ellos el “Pablo de Sarasate”. Ha tocado junto a grandes músicos, entre ellos Virdsaladzse, Gutman, Garlitsky, Caussé y Samouil. Ha actuado como solista y músico de cámara en festivales internacionales en España, Italia y Francia.

  2. Antonio OrtizAntonio Ortiz

    Este pianista malagueño es regularmente invitado a participar en los más importantes festivales y en prestigiosas salas como el Auditorio Nacional de Música de Madrid, Teatro Real, Palau de la Música, Gran Teatro del Liceo, Palau de les Arts, Auditorio Manuel de Falla de Granada, Academia de Bellas Artes de San Fernando, destacando su reciente éxito dentro del Ciclo de Jóvenes Intérpretes de la Fundación Scherzo en el Teatro de la Zarzuela de Madrid.

    Ha actuado también en Francia, Italia, Rusia, Portugal y Colombia, y como solista con la OSRTVE, JONDE, Orquesta de Cámara de la Escuela Superior de Música Reina Sofía, Filarmónica de Málaga y Orquesta Presjovem bajo la dirección de James Judd, Aldo Ceccato, Bruno Aprea, Fusao Kajima, Darrel Ang, Francisco de Gálvez y Pablo Mielgo.

    Estudió con Bashkirov en la Escuela Reina Sofía, Maria Françoise Buquet en París, Josep Maria Colom en Alcalá de Henares y José Felipe Díaz en Málaga. Ha realizado varias grabaciones para TVE, Radio Clásica de RNE y Catalunya Radio, con un reciente CD dedicado a Debussy, Ravel, Albéniz, Bártok y Prokofiev, que ha recibido el Premio de Interpretación Musical Amigos del Colegio de España de París. Compagina su actividad de concertista con la docencia en la Escuela Superior de Música Reina Sofía en Madrid y en el Conservatorio Superior de Salamanca.

Ludwig van Beethoven compuso su quinta Sonata para violín y piano en 1801 y, junto a la cuarta en La menor Op. 24, apareció editada por la casa Mollo de Viena ese mismo año, dedicadas ambas al conde Moritz von Pries. La Sonata en Fa mayor fue subtitulada posteriormente “Primavera” sin consentimiento del autor, un nombre que alude al carácter más amable y claro que, sin perder su estilo personal, tenía la música de Beethoven en esta época de satisfaccciones personales. Pronto  la enfermedad que le conduciría a la sordera truncó tan prometedoras esperanzas. Esta sonata se inserta en el primer período compositivo, según la clásica división en tres etapas que los historiadores han propuesto para explicar su producción. Estos primeros años se caracterizan por un apego a las estructuras formales del clasicismo vienés y una cierta influencia de Haydn, de quien recibió algunos consejos, si bien Beethoven muestra ya  rasgos llamativos que apuntan la revolución que su obra supondría para la historia de la música.

Maurice Ravel compuso la que se conoció en vida como única Sonata para violín y piano, en Sol mayor, entre 1923 y 1927, año en que la estrenó Georges Enesco con el autor al piano, en la Sala Erard de París. Es la última obra camerística de un autor preciosista en el tratamiento de las sonoridades, impresionando la austeridad de medios y el manejo de los timbres individuales y a dúo. Entre los rasgos más llamativos de esta sonata cabe mencionar el blues central, en el que los influjos del jazz, son claramente perceptibles. La internacionalización de un estilo compositivo tan novedoso como el jazz, para entonces presente en la escena europea, dejó su huella en compositores clásicos como Debussy o Stravinsky, además de ésta y otras obras de Ravel.

Piotr I. Chaikovsky compuso en 1878 tres piezas para violín y piano,  de las que hoy escucharemos la primera, que tituló en francés Souvenir d’un lieu cher (“Recuerdo de un lugar querido”) y dedicó, a modo de regalo, a su protectora Mme. von Meck tras la convalecencia del compositor en Brailovo.  Son estas piezas uno de los últimos ejemplos camerísticos (le seguirían el Trío con piano Op. 50 de 1882 y los Souvenir de Florence Op. 70 para sexteto de cuerda, de 1892) de un compositor que, en su conjunto, cultivó poco los géneros instrumentales para formaciones pequeñas en comparación con la extensión de su producción vocal o pianística.