Recital de piano Sundays & Lunchtime

Recital de piano

  1. The event took place on
Angelo Martino, piano

A Franz Liszt y Frédéric Chopin, junto a otros autores como Schumann y Brahms, se deben las elevados cotas de virtuosismo que el piano alcanzó en el siglo xix. Con extensos repertorios dedicados al instrumento, exploraron sus recursos técnicos y los nuevos géneros pianísticos. Entre ellos, se encuentra la balada, de tintes pausados pero no exenta de dificultad técnica. Chopin compuso cuatro baladas, la primera de las cuales, el Op. 23, tuvo una larga gestación entre 1831 y 1835. Era una de las obras preferidas del autor, calificada por Schumann de "genial" y por Liszt de "una odisea del alma de Chopin". Las dos baladas que compusiera Liszt, siguiendo el modelo chopiniano, son de su época de madurez. La segunda, en Si menor, data de 1853 y es mucho más elaborada que la primera, hasta llegar a incluir tres temas diferentes en el marco de una forma sonata.

Al igual que Liszt y Chopin, para Alexander Scriabin el piano fue el instrumento central en su creación. Autor de un extenso catálogo de música pianística, destaca su corpus de diez sonatas compuestas entre 1893 (Sonata 1, Op. 6) y 1913 (Sonata 10, Op. 70). La Sonata nº 3 Op. 23, en la estela del último Liszt, puede considerarse como una obra enmarcada en un periodo transitorio. Según confesó luego el propio Scriabin, había compuesto esta sonata bajo un programa extramusical cuyos cuatro movimientos recreaban otros tantos "estados del alma".

Le tombeau de Couperin de Maurice Ravel surgió en los duros años de la Primera Guerra Mundial. La mirada hacia un músico francés del pasado como motivo de inspiración debe entenderse como parte de la búsqueda de una identidad musical nacional, que en Francia había llevado, ya desde el tercio final del siglo xix, a rescatar esta música del olvido e integrarla progresivamente en la sala de conciertos. Couperin ocupa para Ravel el mismo espacio de la raíz nacional que Rameau para Debussy. Por su parte, Juegos de agua, datada en 1901 y dedicada "a mi querido maestro Gabriel Fauré", fue estrenada por Ricardo Viñes en la Sala Pleyel al año siguiente. El estallido impresionista de la movilidad del agua, la obediencia formal a la lógica de los fluidos y el arabesco caprichoso producen una obra de una extraordinaria novedad y un gran virtuosismo.

      1. Franz Liszt (1811-1886)
      1. Balada nº 2 en Si menor, S171
      1. Aleksandr Skriabin (1872-1915)
      1. Sonata nº 3 en Fa menor Op. 23
      1. Fryderyk Chopin (1810-1849)
      1. Balada nº 1 en Sol menor Op. 23
      1. Maurice Ravel (1875-1937)
      1. Le tombeau de Couperin
      2. Jeux d'eau

  1. Angelo MartinoAngelo Martino nació en Conversano (Italia) y comenzó los estudios de piano a los diez años de edad. Estudió en el Liceo Clásico, en la Facultad de Lenguas Extranjeras y en el Conservatorio de Música “N. Puccini” en Monopoli y después en Bari, donde concluyó el Curso Superior de piano en 1990 con las máximas calificaciones. Posteriormente obtuvo el Diploma de Virtuosismo en la Academia Internacional Umbra, de Alto Perfeccionamiento en Perugia y en la Universidad de Bari. En 2002 asistió a diversos cursos de perfeccionamiento con profesores como Delle Vigne, Verona, De Fusco, Crudeli, Moorsky, Perry, Grante y Dominici, entre otros. Ha ganado variospremios nacionales e internacionales en diversas ciudades. Tiene un amplio repertorio y es el primer pianista italiano que ha tocado los Estudios Trascendentales de Franz Liszt en la primera versión. Ha interpretado la integral pianística de Schumann, Liszt y Chopin. Ha sido profesor de piano en varios conservatorios de música de Italia y Portugal y se ha especializado como pianista acompañante de cantantes líricos y bailarinas. En junio de 2009 dio un concierto transmitido por la Televisión Nacional Portuguesa.