Recital de piano Sundays & Lunchtime

Recital de piano

  1. The event took place on
Juan Gallego-Coín, piano

Sergei Rachmaninov, excepcional pianista, abordó con frecuencia el género del preludio. En 1903 compuso los Diez preludios Opus 23, y, en 1910, otra serie de trece, el Op. 32, que unidos a una pieza aislada (Op. 3 nº 2) forman la típica colección de 24 preludios que recorre todas las tonalidad mayores y menores. Sigue así la convención, desde Bach pasando por Chopin hasta Shostakovich, de reunir los preludios en una serie ordenada por tonalidades. A diferencia del Op. 28 de Chopin, la colección de Rachmaninov es más ambiciosa en sus dimensiones y más libre en su orden tonal.

La composición de Goyescas por parte de Enrique Granados coincide con un periodo, en la transición del siglo xix al xx, de vuelta estética a unas raíces imaginadas de la música española. De ahí la evocación de Goya y de la música de este periodo. Quejas, o la maja y el ruiseñor es la pieza estelar del primero de los dos cuadernos de Goyescas y, tal vez, la más conocida de toda la obra con los trinos finales de la pieza imitando al ruiseñor y una lograda inspiración en una canción popular.

Entre las novedosas aportaciones a la literatura pianística de Fryderyk Chopin se encuentra la inclusión de la balada como género pianístico. Según Schumann, las cuatro baladas de Chopin tendrían un cierto carácter narrativo siguiendo las baladas poéticas del poeta emigrado Adam Mickiewicz, aunque ninguna de estas piezas encierra un programa formal o narrativo explícito.

La Balada nº 1 Op. 23 tuvo una larga gestación, entre 1831 y 1835, y fue publicada en 1836 con dedicatoria al barón Stockhausen. Estructurada en tres partes de proporciones desiguales, era una de las obras preferidas del autor, calificada por Schumann como "genial" y por Liszt como "una odisea del alma de Chopin". La Balada nº 2 Op. 38, compuesta entre 1836 y 1839, fue concluida en Mallorca y dedicada a Schumann como respuesta del polaco a la dedicatoria de la Kreisleriana Op. 16 del alemán. Esta circunstancia puede explicar los elementos schumannianos de la balada, como los cambios repentinos de tempo, carácter y modo. Cuando esta balada veía la luz de la imprenta, en 1840, Chopin estaba inmerso en la composición de la Balada nº 3 Op. 47, publicada al año siguiente y dedicada a su alumna Anna de Noailles. Algunos críticos contemporáneos, afanados en encontrar sub-textos en la música, quisieron ver en esta obra una especie de dúo de amor. Por último, en la Balada nº 4 Op. 52, de 1842, Chopin inaugura la última etapa estilística de su obra, en la que explora registros más extremos y nuevas relaciones armónicas, dos elementos que afloran en esta composición.

      1. Serguéi Rajmáninov (1873-1943)
      1. Preludio en Sol menor Op. 23 nº 5. Alla marcia
      1. Enrique Granados (1867-1916)
      1. Goyescas o los majos enamorados
      1. Fryderyk Chopin (1810-1849)
      1. Balada nº 1 en Sol menor Op. 23
      2. Balada nº 2 en Fa mayor Op. 38
      3. Balada nº 3 en La bemol mayor Op. 47
      4. Balada nº 4 en Fa menor Op. 52

  1. Juan Gallego-CoínJuan Gallego-Coín, natural de Granada, es pianista, compositor y fundador de la Fiesta de las Culturas de Granada, que actualmente dirige. Gallego-Coín ha actuado en importantes salas de Europa, América, África y Asia, tales como el Konzerthaus de Berlín, SouthBank Centre de Londres, Kioi Hall de Tokio, Boesendorfer-Hall de Viena, Auditorium Ravel de Saint Jean de Luz, Auditorio Manuel de Falla de Granada, Festival Internacional de Música de Granada, Teatro María Cristina de Málaga o Arts Centre de Seúl, entre otros espacios.

    Entre sus conciertos más memorables destacan: su interpretación de las Noches en los jardines de España de Falla con la Orquesta Ciudad de Granada bajo la dirección de Josep Pons, del Concierto para piano y orquesta nº 1 de Tchaikovsky con Salvador Mas, y del Concierto para piano y orquesta nº 2 de Chopin con los Solistas del Covent Garden. En el XXV Aniversario del Auditorio Manuel de Falla de Granada, interpretó y dirigió el Concerto de Falla, grabado por Radio Clásica de RNE. A su actuación en el prestigioso Kioi Hall de Tokio asistieron miembros de la familia imperial japonesa. Sus conciertos en el Konzerthaus de Berlín, dentro del prestigioso Classic Young Star Internacional, y en el Queen Elizabeth Hall del SouthBank Centre de Londres, lograron el reconocimiento del público y la crítica, que lo calificó de “ascendente estrella del piano”. En la actualidad, Gallego-Coín reside en Londres.