(I) Wednesday Series Roberto Gerhard, chamber music

(I)

  1. The event took place on
Jordi Masó, piano

PRIMER CONCIERTO                                                                                                                  

Como es sabido, Felipe Pedrell fue el primer maestro de Roberto Gerhard y hacia su figura y su obra Gerhard conservó a lo largo de su vida una especial devoción. Que sea merecido o no el olvido en que está sepultada la obra musical de Pedrell es una cuestión a discutir. Tal vez una revisión en profundidad podría deparar agradables sorpresas como la de este Nocturno en La bemol mayor, escrito cuando el compositor andaba por los veinte años y que está teñido de una fortísima influencia chopiniana, que no por ello aplasta del todo su inspiración. Es una obra indudablemente menor pero que posee algo más que un valor histórico.

Roberto Gerhard fue, según el testimonio de quienes le conocieron de cerca, un apasionado lector del "Quijote" a lo largo de toda su vida. Independientemente de la obra que se escuchará esta tarde, Gerhard compuso además la música incidental para la adaptación que de la obra de Cervantes hizo el novelista Erik Linklater, que se escuchó en los programas radiofónicos de la BBC. "Don Quijote" es un ballet en dos actos, compuesto en 1940, a comienzos del exilio inglés de Gerhard, que diez años más tarde estrenó Ninette de Valois, con decorados del pintor surrealista inglés Edward Burra, buen conocedor de la cultura española, siendo acogido con notable frialdad por el público británico. Tres años antes el propio compositor realizó una suite sinfónica, que se ha dado numerosas veces en concierto. Y ese mismo año llevó a cabo la transcripción para piano de las "Danzas de Don Quijote". La obra, que se divide en cinco cuadros - "Introducción", "Danza de los muleteros", "La edad de oro", "La cueva de Montesinos" y "Epílogo"- recoge varios episodios de la novela  cervantina y es un exponente de la magistral fusión, típicamente gerhardiana, de elementos de influencia schoenbercon otros de marcado carácter español.

Casi coetáneo de Gerhard, aunque resultara mucho más longevo que éste, Mompou es un compositor de parecida exigencia y de ascética dedicación a su arte. "Suburbis", una de sus piezas juveniles, se divide en cuatro secciones y a pesar de su propósito descriptivo de imágenes de los barrios periféricos de la Barcelona de principios de siglo, posee todo el encanto  evocador de la obra pianística del compositor. Lo que importa aquí es menos el retrato como la capacidad de sugerencia que se deriva de una música hecha de elegantes veladuras, llenas de gracia expresiva.

"Dos apuntes" datan de la época del primer encuentro entre Gerhard y Schoenberg y fue una de las obras que aquel sometió a su futuro maestro para que le aceptara en sus clases. La obra, de carácter aforístico, trae inmediatamente recuerdos de la Opus 19 de Schoenberg, a la vez que denota influencias de Scriabin.

Unico discípulo en nuestro país de Roberto Gerhard , Joaquim Homs es un compositor de admirable dedicación, de obra íntima  y semisecreta, como ha señalado con acierto Tomás Marco. Esta pieza pertenece, como la Segunda Sonata para piano, al período en que el compositor utiliza ya plenamente la técnica dodecafónica.

Los "Tres impromptus" de Gerhard, que datan de 1950, son fruto, una vez más, una característica síntesis entre el serialismo y las reminiscende un folklore que en el campositor catalán, como en Bartok, pertenece más al dominio de lo inventado que de lo real. En el primero de ellos, "Giochevole", se entrecruzan motivos de dos canciones populares andaluzas, "El contrabandista" y "Los pelegrinitos"; en el segundo , "Teneramente",  la presencia es de una canción de cuna catalana, con reminiscencias de "La edad de oro" del ballet "Don Quijote", y finalmente el tercero, "Impetuoso", se encuentra dentro del directo influjo schoenbergiano.

"Soirées de Barcelone" es, tal vez, la obra más colorísticamente catalana de Gerhard. Compuesta como ballet en 1936 por encargo de los Ballets Russes de Montecarlo del coronel De Basil, cuyo director musical era entonces el gran director de orquesta húngaro Antal Dorati, cuya amistad con Gerhard duró a lo largo de toda una vida, está llena de resonancias del país natal del compositor. La presencia, por ejemplo, de dos cantos tan entrañablemente unidos a la cultura catalana como "Muntanyes del Canigó" y el himno  "Els segadors"-, denotan también un impulso de afirmación nacional en un momento, la guerra civil de 1936-39, en que la identidad de Cataluña corría un gravísimo peligro.

      1. Felipe Pedrell (1841-1922)
      1. Nocturno en La bemol mayor
      1. Roberto Gerhard (1896-1970)
      1. Dances from Don Quijote (arreglo para piano)
      2. Dos apunts
      1. Federico Mompou (1893-1987)
      1. Suburbis
      1. Joaquín Homs (1906-2003)
      1. Tres Impromptus
      1. Roberto Gerhard
      1. Tres Impromptus
      2. Soirées de Barcelona (Suite para piano. 1936-38)